The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Cultura

Top 10: exposiciones que nos han alegrado 2021

El arte ha mantenido bien el pulso y los museos de nuestro país han demostrado su buen tino

Top 10: exposiciones que nos han alegrado 2021

Este año han sido muchas las exposiciones que hemos podido disfrutar a pesar de que 2021 empezó sin la fuerza de otros cursos. De nuevo, la pandemia era la culpable de todos los problemas. Sin embargo, el arte ha mantenido bien el pulso y los museos de nuestro país han demostrado su buen tino. Seleccionamos 10 de las mejores muestras que nos llevan por ciudades vitales como Madrid , Barcelona o Bilbao pero también a instituciones más pequeñas como el Museo Patio Herreriano de Valladolid.

Georgia O’Keffee, Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid

El Museo Thyssen Bornemisza acogió la primera retrospectiva en España de Georgia O’Keffee, la gran artista norteamericana del siglo XX. Con 90 pinturas procedentes de más de 35 museos de todo el mundo, se convirtió en un gran hito, pues su obra raramente se ve fuera de Estados Unidos. El excepcional recorrido por su trayectoria artística reunía sus conocidas y reconocidas flores gigantes pero también todo su universo creativo, en el que cabían los rascacielos de Nueva York, los paisajes desiertos y las escenas de Nuevo México.

Artista abstracta y pionera de la no figuración, O’Keffee se trasladó a Nueva York para dedicarse a su gran pasión: la pintura. «La mayoría de la gente en la ciudad corre de un lado a otro y no tienen tiempo para mirar una flor. Quiero que la vean, quieran o no», sentenció la artista, según recoge Marta Ailouti en el artículo que le dedicó a la exposición.

Pasiones mitológicas, Museo Nacional del Prado. Madrid

El Museo del Prado inauguró una de las mejores exposiciones en el primer trimestre del año. Pasiones mitológicas reunía, por primera vez en España desde el siglo XVI, las seis «poesías» que Tiziano hizo para Felipe II. En diálogo con ellas colgaban piezas de otros grandes pintores de la historia como Veronese, Rubens, Van Dyck o Velázquez. En total, 29 pinturas sobre el amor mitológico que perseguía un propósito claro: acercar las formas de sentir aprendidas de los escritores de la Antigüedad.

En palabras de Alejandro Vergara, comisario de la exposición, «la idea de que la belleza, el deseo, el amor y el sexo están íntimamente conectados entre sí y de que estamos a su merced, como lo estamos a la de la naturaleza, forma parte de esa cultura». Y eso era precisamente lo que mostraba la exposición: el amor, el sexo y la belleza de la mitología.

Stanley Kubrick. The exhibition, Círculo de Bellas Artes. Madrid

La exposición que nos sumerge en el universo creativo de este gran cineasta acaba de llegar a Madrid procedente del CCCB de Barcelona, donde ha recibido la mayor afluencia de público de la historia del centro. Son más de 600 objetos los que se muestran en el Círculo de Bellas Artes entre fotografías, atrezzo, cámaras, maquetas, guiones, vestuario… Todo un despliegue de medios que hará las delicias de los amantes del director de películas como La naranja mecánica, El resplandor o Eyes Wide Shut, cuya filmación se prolongó durante casi 400 días.

Desde una simulación de la nave de Odisea en el espacio, a la emulación del pasillo del hotel en el que Jack Nickolson nos aterrorizó y el grito de Shelley Duvall (doblada al castellano por Verónica Forqué, por cierto) nos erizó el vello, pasando por el curioso bar de La naranja mecánica. Toda una experiencia con la que el espectador podrá conocer un poco mejor algunas de las obsesiones de Kubrick.

Magritte, Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid

«Mis cuadros son pensamientos visibles», dijo en alguna ocasión Magritte, uno de los máximos exponentes del surrealismo. Sus obras abren puertas y ventanas a mundos oníricos que invitan a la reflexión. El Museo Thyssen-Bornemisza dedica al artista belga su primera retrospectiva en España desde 1989 y bajo el título de La máquina Magritte reúne 90 pinturas en las que el pintor vuelve a algunos temas de manera recurrente.

En sus imágenes, provocativas y audaces fruto de una imaginación sumamente creativa, juega con la metapintura y la representación dentro de la representación para invitar al espectador a que se cuestione lo que está viendo. «Magritte es un pintor huidizo que, cuando parece que empiezas a comprenderlo, escapa y se retuerce en busca de ambigüedad, de un nuevo significado o de una nueva paradoja», escribía Lucas Méndez Chico-Álvarez cuando se inauguró.

Ida Applebroog, Museo Reina Sofía. Madrid

Fue la mayor retrospectiva dedicada a Ida Applebroog con un recorrido que abarcaba sus cinco décadas de aventura artística. En su obra, la artista volvía de manera recurrente a abordar temas como la violencia, el poder, las políticas de género o la sexualidad femenina. Fruto de una angustiosa depresión, Applebroog consiguió reafirmarse como artista e incluso se inventó un nuevo apellido con el que presentarse como creadora.

Marginalias, la exposición que se pudo ver en el Museo Reina Sofía, arrancaba con las obras que realizó durante su ingreso en el hospital para mostrar después la serie de obras sobre su vagina que hizo durante dos meses y que la convirtió en la pionera del cunt art así como un conjunto de esculturas abstractas, dibujos y vídeos que ponen de manifiesto la creatividad de Applebroog.

Alice Neel, Museo Guggenheim. Bilbao

En buena medida este año ha estado protagonizado por mujeres artistas. En el caso del Museo Guggenheim, además de dedicar una exposición a las mujeres abstractas que bien merece volver a ser mencionada, la obra de Alice Neel es la que entra en esta selección de mejores exposiciones. La artista defendió durante toda su trayectoria la justicia social, el humanismo y la dignidad de las personas.

En sus obras refleja la historia de Nueva York y se centra en el sexismo, el racismo y el capitalismo. Para ello, Neel retrató a personas anónimas procedentes de diferentes razas y clases sociales. Tampoco fue ajena a los conflictos que asolaron el país durante el siglo XX como la Gran Depresión, las guerras o el movimiento feminista. Esta exposición, además de ser una de las más deliciosas del año, aún se puede ver en el museo hasta el 6 de febrero.

Juan Muñoz, Patio Herreriano. Valladolid

Este año se han cumplido 20 años de la muerte de este artista esencial y reconocible por sus esculturas de figuras humanas que en muchas ocasiones representa en grupo, en diálogo y entre sonrisas. Con un carácter teatral sus esculturas nos invitan a participar y nos expulsan del coloquio al mismo tiempo.

La exposición del Museo Patio Herreriano de Valladolid, Tres imágenes o cuatro, toma el título de uno de los textos del propio artista, para el que la escritura también fue una práctica clave. Aunque no son muchas las piezas que se reúnen se trata de un bonito homenaje ante la efeméride y una manera de poder constatar que su obra es clave para entender la evolución de la escultura en nuestro país.

Face Control, Foto Colectania. Barcelona

Se trata de una exposición curiosa que reflexiona de manera crítica sobre las consecuencias sociales, políticas y culturales que derivan del control que se ejerce sobre nuestros rostros. Face Control reúne en Foto Colectania una veintena de obras de artistas dispares como. Diane Arbus o Richard Hamilton junto a creadores que utilizan las nuevas tecnologías, como Trevor Plagen o Shue Lea Cheang.

La exposición tiene un doble objetivo: por un lado, analizar el creciente control del rostro desde el exterior y, por el otro, el control que ejercemos nosotros mismos cuando nos retratamos y nos publicamos en las redes sociales.

Gaudí, MNAC. Barcelona

¿Podemos repensar hoy la imagen que tenemos de Gaudí? Esta es la premisa de la que surge esta exposición que funciona como un ejercicio de deconstrucción del mito, del artista y de su obra. Con un recorrido apabullante de cerca de 650 piezas entre objetos, mapas, documentación y fotografías, el museo recorre la trayectoria de este artista que en ocasiones se ha convertido en marca. Además, sitúa su obra frente a otras compañeros de profesión, mostrando así algunas de sus fuentes de inspiración.

Joseph Beuys, La Virreina. Barcelona

El de Joseph Beuys es uno de esos nombres imprescindibles en el arte. Gracias al Archivo Lafuente de Santander, la exposición Pedagogía radical, democracia directa y plástica social indagaba en tres facetas del creador. Aunque su obra no es fácil de asimilar, durante su trayectoria Beuys abordó temas como cómo manejan la provocación los artistas, qué tentaciones al cinismo les acechan y hasta qué punto un desorden puede reinventar la esfera pública.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D