The Objective
Publicidad
Cultura

Pepe Corzo: «Para la proyección de cada ópera o ballet hay que ser sumamente meticuloso»

El director de arte Pepe Corzo ha dirigido el vestuario y la escenografía de más de cien espectáculos de danza, teatro y ópera

Pepe Corzo: «Para la proyección de cada ópera o ballet hay que ser sumamente meticuloso»

Pepe Corzo. | Miguel Carrillo

Nos reunimos con Pepe Corzo, el genial director de arte que ha dirigido el vestuario y la escenografía de más de cien espectáculos de danza, teatro y ópera. En 2020 fue el encargado de diseñar los trajes de los Reyes Magos de la Cabalgata de Madrid.  Actualmente ha sido premiado con el Global Award de la Expo Dubai y elegido para crear el vestuario de la recientemente estrenada ópera de Nabucco en el Festival Oper im Steinbruch en Austria. 

PREGUNTA. ¿Por qué te describes como un director de arte experimental?

RESPUESTA. Porque siempre trato de experimentar, de proponer cosas nuevas en cualquier ámbito escenográfico. Mi motivación siempre parte de ir probando cosas nuevas en conceptos, materiales o texturas. En mi trabajo lo que me ilusiona es poder crear algún efecto especial y eso trato de lograrlo en cada proyecto. 

P. ¿Tu formación ha sido más académica o empírica? 

R. Totalmente empírica. Empecé estudiando psicología, pero me di cuenta rápidamente que no era lo mío. Siento que me formé desde los cinco años, porque lo que más me gustaba era dibujar, cortar o pegar cartulinas. Hay prototipos que siento que son la continuación de algo que empecé a los siete años, como si fueran una prolongación de esa primera idea infantil. Donde más he aprendido ha sido en la práctica. 

P. ¿Cómo empezaste en el mundo del diseño?

R. Lo primero que hice fue moda, pero de manera muy conceptual, hacía tres piezas y las fotografiaba, era indumentaria muy experimental, en ese entonces también empecé a hacer editoriales para revistas y vestuario para teatro. El primer desfile en el que participé fue en 1995 en Düsseldorf, fui seleccionado para representar al Perú, no estaba muy seguro de qué llevar ni de qué esperaban ver. Decidí no irme por lo seguro llevando piezas de alpaca, sino una colección dibujada  sobre algodón con estampados en serigrafía, ya había utilizado la misma técnica para vestir una obra de Cyrano de Bergerac. Trabajé solo cinco años en moda, lo que hacía nunca fue comercial, me di cuenta que la creación era lo mío y el espectáculo te permite dar más rienda suelta a la imaginación.

P. ¿Y cómo llegas al diseño escenográfico?

R. Por el vestuario. Cuando me encargaban diseños para obras de teatro me trataba de centrar y enfocar en un solo material y conocerlo en su totalidad. Hacía como una especie de taller para aprender todas sus posibilidades, a partir de esto me empezaron a pedir que diseñe también el mobiliario y la escenografía de muchas obras.

P. Has hecho el vestuario para obras como Las mocedades del Cid, El rey que rabió, La cantada vida o muerte del general Malbrú, Marina, La flauta Mágica o Carmen, entre muchas otras ¿Cómo desarrollas cada proyecto?

R. En Madrid he hecho varias temporadas para el Teatro de la Zarzuela. La primera vez que trabajé acá en teatro fue con Cristina Rota, diseñando el vestuario para la obra Rosencrantz y Guildernstern han muerto, desde entonces no he parado de producir trajes. En España hay espectáculos de muy buen nivel por eso siempre debo dar lo mejor de mi en cada proyecto. Suelo hacer todos los prototipos en Lima, hago las piezas lo más cercanas posibles a como quedarán en el resultado final. El primer prototipo, suele ser muy importante porque de éste surgen muchas de las ideas.

Vestuario para Marina en el Teatro de la Zarzuela.

P ¿Encuentras diferencias sustanciales entre diseñar vestuario para teatro o para   ópera?

R. Como ejecutor representa lo mismo, el concepto depende sobre todo de la idea general del director, hay óperas que son más sobrias, otras más barrocas o grandilocuentes. Lo primero que hago antes de abordar un proyecto es investigar, indagar en la historia y su tiempo. Una vez se me juntó la producción de vestuario de Pagliacci, Alicia en el país de las maravillasLa flauta mágica, me fui a viajar un mes por San Petersburgo, Moscú, Budapest y París, fue la manera más práctica de mapear las historias para poder hacer un buen montaje. A mi me gusta viajar por trabajo porque a ello le dedico casi todo mi tiempo. También es importante visitar exposiciones y estar atento a todo lo que pasa. Además es lo que más me divierte de este oficio, el momento de la pre producción.

«Para Nabucco mi idea era crear algo que tenga un material reflectante, que sea impactante y que se pueda apreciar tanto de cerca como de lejos» 

P. ¿Cómo ha sido trabajar en Nabucco?  Además de ser el gran clásico de Verdi, se ha presentado en la cantera romana de St. Margarethen, dicen que ha sido apoteósico…

R. Lo ha sido. El proyecto nos ha tomado un año y medio de producción. Estuve dos meses en Austria, viajando entre Madrid y Lisboa trabajando con Peris Costumes, quienes ganaron el concurso para confeccionar las ciento veinte indumentarias, hay mucha logística involucrada en el proceso. Siempre tengo que estar en todas las pruebas de vestuario, aunque previamente entregue tutoriales, el trabajo tiene que ser muy meticuloso. En la opera los cantantes eran ucranianos, rusos, italianos, americanos, y pese a que manejo previamente las medida de todos, hay que tomar en cuenta que los trajes los tienen que usar mientras cantan, así que cada milímetro y detalle cuenta. Para Nabucco mi idea era crear algo que tenga un material reflectante, que sea impactante y que se pueda apreciar tanto de cerca como de lejos. También se quiso que haya una clara diferenciación entre los judíos y los babilónicos. Los trajes de los judíos debían mostrar su interés por el contacto con la naturaleza, mientras que el de los babilónicos su magnificencia  y grandeza.

Juegos Panamericanos 2019. | Foto Luca Parisse | BWS

P. ¿Cuándo te pidió Francisco Negrin, director de Nabucco, que participaras diseñando el vestuario?

R. Ya habíamos trabajado juntos previamente. Lo conocí porque me contrató como asesor junto a su equipo de Balich Worldwide Shows, cuando estaban concursando para organizar los Juegos Panamericanos que se celebrarían en Lima. Al ganar el proyecto me pidieron que me incorporara al equipo. En 2021 trabajé con Thaddeus Strassberger en el festival Riyadh Season en Arabia Saudí, el pasacalle más grande de Medio Oriente. En el evento participan más de setecientas cincuenta mil personas y lo ven millones por broadcast en vivo, es un despliegue sin precedentes. Participé en el diseño de la indumentaria de los actores, y en la producción de los coches alegóricos. Luego de esta experiencia me llegó la propuesta para hacer el vestuario de la ópera de Nabucco.

Pabellón de Perú en Expo Dubai 2021.

«El pabellón de Perú en Dubái ganó el Gold Award 2021 y el premio al mejor Diseño Interior de la Expo»

P. Recibieron el Gold Award por la dirección de arte y diseño del Pabellón de Perú en la Expo Dubai 2021. ¿Cómo surgió este proyecto? 

R. Me presenté con mi estudio para hacer el pabellón de Perú en Dubái antes de la pandemia pero no ganamos el concurso y la exposición se suspendió por el Covid. Aún así seguí trabajando sobre las ideas que habíamos presentado y por sorpresa cuando finalmente se iba a realizar, me llamaron para que me encargara de la dirección de arte del pabellón. El proyecto ganó el Gold Award y el premio al mejor Diseño Interior de la Expo. Desde ahí pude trabajar paralelamente lo del festival Riyadh Season, ahora se puede trabajar de manera global. Yo suelo confeccionar en Lima, finalizar los prototipos en Europa y proyectar el espectáculo en cualquier parte. Los vestuarios del evento en Arabia Saudí se confeccionaron en China, Turquía, Brasil y Perú, es uno de los beneficios de la globalización. 

P. La mayoría de proyectos en los que participas son monumentales ¿Qué tan grande es tu equipo?

R. Mi equipo es pequeño pero cambia dependiendo de cada producción y se van sumando  profesionales de distintas áreas, dependiendo de las necesidades. No es lo mismo trabajar en Medio Oriente que trabajar en Madrid, o en Viena, cada ciudad y país tiene su propia idiosincrasia. En Oriente todo es más extremo, hay más imitaciones en cuanto a materiales, y hay cosas que parecen no tener sentido pero lo tienen, sólo que dependen de su modo de ver las cosas. Por eso hay que desarrollar siempre un brief, hay que ser flexible pero también trabajar rápido y de manera concisa.

«Diseñando los trajes de los Reyes Magos, me di cuenta la gran importancia social y política que tenía para Madrid su Cabalgata»

Bocetos de los trajes de Melchor, Gaspar y Baltasar. Cabalgata de Reyes 2020. Cortesía Pepe Corzo

P. Pocos saben que has sido el encargado de diseñar el vestuario de los míticos reyes Melchor, Gaspar y Baltasar para la Cabalgata de Reyes

R. Es cierto y me siento muy orgulloso de ello. Los telares los confeccioné en Lima,  son muy especiales, la base es de algodón con estampados en alto relieve, algunos son metálicos y con simbologías. En realidad no solo hice los trajes de los reyes, también las más de trescientas indumentarias de cada delegación que acompaña a cada rey. También hicimos coches alegóricos con personajes inspirados en escrituras sagradas, fue la última cabalgata antes de la pandemia. Me di cuenta la importancia que representaba para la capital este evento, hay mucha presión social y política, yo traté de estar al margen y el resultado creo que fue maravilloso. Los trajes de los reyes se han seguido utilizando en las últimas cabalgatas, me encanta la idea de que puedan quedar en el imaginario de los niños. 

P. Has visto tus diseños en muchos de los escenarios más importantes de Europa, ¿qué espacios te han impactado más como director artístico y en qué estas trabajando ahora?

R. He estado en lugares maravillosos y espero poder estar en muchos más. Le guardo un especial cariño al Teatro Nacional São Carlos de Lisboa, cuando lo visité por primera vez con amigos me quedé impresionado. Creo que es uno de los teatros más lindos del mundo, por su estructura, sus telones y arquitectura, es una verdadera joya. Cuando me pidieron que haga el vestuario para The Rake’s Progress de Stravinsky fue un verdadero honor. Aún así, suelo pensar más en los teatros en los que me gustaría trabajar, que en los que ya he trabajado. Actualmente estoy muy entusiasmado con un proyecto digital, una película bastante surrealista y también con la creación de  NFT´s.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D