The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Deportes

Nadal acaba con Berrettini y vuelve, tras 474 días, a la final de un Grand Slam

El tenista español podría superar el triple empate que mantiene con Djokovic y Federer y convertirse en el tenista con más grandes

Nadal acaba con Berrettini y vuelve, tras 474 días, a la final de un Grand Slam

Nadal durante su partido. |Morgan Sette (Reuters)

Rafael Nadal ya está en la final del Abierto de Australia. Tras imponerse al tenista italiano Matteo Berrettini en cuatro sets, el balear ya se encuentra en la última ronda de un torneo que puede darle la ventaja sobre sus dos principales competidores en el circuito, el serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer, por ver quién se convierte en el tenista con más Grand Slams en la historia.

En un partido muy sencillo salvo unos pocos momentos de tensión, el balear conseguía llevarse con holgura y sin demasiado esfuerzo los dos primeros sets con dos claros 6-3 y 6-2. Sin embargo, de cara al tercero, el italiano lograba una mínima reacción que le permitía acortar distancias con un 3-6 y poner en riesgo la ventaja de Nadal, quien tuvo que volver a la carga hasta acabar con las esperanzas del número 7 del mundo e imponerse, de nuevo, con un 6-3 que cerraba el partido. Tras 474 días, Nadal regresa a una final de un grande.

Un partido sin demasiadas complicaciones

En el primer set, Nadal supo desactivar el saque de su rival y apostó por llevar la batuta en el juego atacando con reveses que Berrettini no supo encarar. Tras romperle el saque en varias ocasiones y llegar a colocarse a tres juegos de distancia, el italiano lograba recortar distancias, aunque tras una pequeña pausa para que los fisios atendieran al romano, el definitivo 6-3 subía al electrónico.

En esta ocasión el español no tuvo que sufrir un nuevo golpe de calor como el vivido ante Shapovalov. Las nubes y el riesgo de lluvia sobre Melbourne obligaron a la organización a cubrir la pista con el techo retráctil, por lo que el cielo de la capital del estado de Victoria no pudo arruinar la tarde del tenista.

En el segundo juego, Nadal demostró que ante todo se encontraba cómodo sobre la pista. Atrás quedaban las lesiones y los malestares que habían mantenido al español fuera de las pistas y de las grandes finales y volvía ese jugador que podía luchar cada pelota sin temor a romperse. Tras ponerse a cuatro juegos de distancia con el italiano en blanco, el set parecía finiquitado y el rosco se iba acercando más y más. Sin embargo, Berrettini pudo reaccionar, aunque no lo suficiente para evitar el 6-2 definitivo.

Fue en el tercer set donde Berrettini pudo reencontrarse con su juego y donde Nadal se vio obligado a ceder. El saque del italiano y sus derechazos ajustados a la línea se alejaban de la raqueta del balear, que iba cediendo la ventaja obtenida hasta que el set se decantó de la mano de su rival. Un 3-6 que subía al marcador y que ponía fin a la aplastante presión del español.

Sin embargo, en el cuarto set Nadal cortó la rebelión. Aunque el italiano lo intentaba una y otra vez, Nadal se imponía y lograba alcanzar una ventaja de 4-3 con la que pudo forzar la presión de su rival. El partido finalizaba con un fallo en el revés de Berrettini que abría, de nuevo, las puertas de la final de Australia a Nadal, que ya ganó el torneo en 2009. Había necesitado 2 horas y 55 minutos para imponerse al número 7.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D