Repatriados dos espías rusos por investigar el laboratorio suizo que analiza caso de Skripal

Mundo ethos

Repatriados dos espías rusos por investigar el laboratorio suizo que analiza caso de Skripal
Foto: Bart Maat

Dos espías rusos fueron detenidos en Holanda la pasada primavera sospechosos de querer espiar un laboratorio suizo que investiga sobre el agente neurotóxico que envenenó a Serguéi Skripal, según han desvelado este viernes varios medios suizos. El Servicio de Información de la Confederación Helvética ha reconocido a los medios conocer el caso y ha informado que los dos detenidos han sido repatriados a Moscú.

En la detención estuvieron implicadas las autoridades británicas, holandesas y suizas. Según ha especificado el Servicio de Información, «la intervención permitió prevenir toda acción ilegal contra una infraestructura suiza muy importante». El laboratorio que los dos sospechosos habrían querido espiar es el Laboratorio de Spiez, un organismo federal especializado en amenazas químicas que investiga sobre gases tóxicos y agentes nerviosos. Se trata además de un centro de referencia de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés).

Los medios han publicado que los dos espías transportaban material que les podría haber permitido entrar en el sistema informático del laboratorio. Aunque los responsables del laboratorio no han confirmado la amenaza, sí han informado de haber sido objeto de ataques piratas informáticos.

Por su parte, el servicio de inteligencia ruso, SVR, ha rehusado confirmar o desmentir la noticia. «El Servicio de Inteligencia Exterior no comenta este informe», ha dicho a Sputnik el portavoz del SVR, Serguéi Ivanov.

Además de investigar sobre las acusaciones de ataques de gas tóxico en Siria, el Laboratorio de Spiez también investiga sobre el envenenamiento con Novitchock del exagente ruso Serguéi Skripal y su hija el pasado mes de marzo en la localidad inglesa de Salisbury. Ambos sobrevivieron al ataque, al igual que un policía que se contaminó al intentar salvarlos. A finales de junio, una pareja, que por circunstancias desconocidas estuvo en contacto con el mismo agente, también se contaminó, terminando con la vida de la mujer.

Esta serie de envenenamientos han generado una grave crisis política entre Rusia y Occidente y ha desencadenado la expulsión recíproca de diplomáticos y nuevas sanciones económicas contra Moscú.