The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

La familia Galíndez se gastará 200 millones en empresas tras el pelotazo de Solarpack

Este dinero, que es su exceso de capital, es claramente insuficiente para intentar de nuevo absorber el Sabadell

La familia Galíndez se gastará 200 millones en empresas tras el pelotazo de Solarpack
Solarpack|

La familia Galíndez va a lanzar un fondo de capital de 200 millones para adquirir empresas tras el pelotazo dado con Solarpack. De origen vasco, esta saga liderada a día de hoy por el hijo mayor del que fuera presidente del Banco Vizcaya (hoy BBVA) en las décadas de los 70 y 80 se lanza ahora a la adquisición de firmas con potencial de crecimiento con las que seguir aumentando su fortuna.

En los próximos días este empresario de Neguri, junto a su familia, va a ingresar 308 millones por la venta a EQT del 35% del capital de Solarpack, compañía que fundó junto a su sobrino Pablo Burgos. Con este dinero, a través de su family office Beraumberri, va a promover el vehículo 333 Bush ST Ventures, que estará administrada por la gestora Inveready, cuya finalidad será la toma de participaciones en firmas centradas en sectores de la tecnología, la biotecnología, la salud, la infraestructura, la energía o las telecomunicaciones, según ha podido saber THE OBJECTIVE.

En un principio, José Galíndez destinará 25 millones de euros a este fondo de capital riesgo, pero en el plazo de tres años el importe alcanzará los 200 millones, siempre y cuando surjan buenas oportunidades, según el compromiso adquirido por Beraumberri, la sociedad patrimonial que comparte con sus hijos.

Figura emergente

El empresario, que recientemente ha tomado las riendas del Círculo de Empresarios del País Vasco, es una de las figuras más emergentes del panorama industrial español gracias al éxito de Solarpack, sociedad especializada en la energía fotovoltaica que nació en 2005 y que ha experimentado un importante crecimiento gracias al auge de las renovables. Solarpark salió a bolsa en 2018 con un valor de 266 millones y en la actualidad está inmersa en una oferta pública de adquisición de acciones casi tres veces superior. EQT la ha valorado en su propuesta de adquisición en 881 millones.

Los Galíndez se han comprometido a acudir a la operación con la práctica totalidad de las acciones que poseen. Una vez finalizada la opa se quedarán con el 5% del capital de la firma de renovables, que será excluida de la bolsa y que dejará de repartir dividendos los próximos cinco años de acuerdo con la intención del nuevo propietario mayoritario. Su sobrino Pablo, que tiene algo más de un 9%, también venderá a EQT la mayor parte de los títulos, ya que mantendrá un 3% tras la opa.

El empresario vasco fue incluido en la lista de mayores fortunas española de Forbes en 2020 al calor de la revalorización que estaba teniendo Solarpack. A principios de este noviembre su posición en el ránking había avanzado algunos puestos y la publicación británica le colocaba en el peldaño 70, con una riqueza de aproximadamente 400 millones.

Participaciones temporales

Según el objeto social del vehículo constituido por la familia, las inversiones se destinarán a la adquisición de participaciones temporales en el capital de empresas, cotizadas o que no estén presentes en el mercado, además de en valores (bonos) de firmas cuyo activo esté alocado en su mayor parte en inmuebles, además de en otros fondos de capital riesgo. 333 Bush, asimismo, no descarta facilitar préstamos participativos como forma para aprovechar las oportunidades.

En esta nueva aventura, los Galíndez se abren a que otros inversores les acompañen en sus inversiones, bajo determinados criterios de análisis de los mismos. Sus participaciones, por norma general, se caracterizarán por ser limitadas en cada compañía, es decir que se situarán entre un 5 y un 50% del capital, aunque hay opción a que su posición sea de control en función de las circunstancias.

La intención del vehículo es no formar parte de la gestión diaria de las empresas participadas, salvo excepciones, y salir del accionariado una vez las inversiones hayan madurado. Eso sí, el objetivo es sentarse en los consejos de administración de las mismas para poder hacer un seguimiento más certero y poder vigilar sus intereses, además de sellar acuerdos puntuales con otros accionistas para guiar los proyectos empresariales.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D