Publicidad

Economía

El Gobierno da otro golpe a las eléctricas y promueve el autoconsumo

Transición Ecológica ha desarrollado una hoja de ruta con un objetivo de alcanzar los 9 gigavatios (GW) de potencia instalada en 2030

El Gobierno da otro golpe a las eléctricas y promueve el autoconsumo
Placas solares Ikea

El autoconsumo es una alternativa más ventajosa económicamente que el suministro procedente de la red puesto que disminuye directamente el término variable de la factura eléctrica.

Así es como expresa el Gobierno las ventajas de que los usuarios consuman su propia energía a través de placas solares, sistemas eólicos o hidroeléctricos en su ‘Hoja de Ruta del Autoconsumo’.

Según el documento elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, esta modalidad permite compensar parte del coste de la energía que se siguiera comprando a la red con los excedentes que puedan generarse. 

Adicionalmente, dota al consumidor de un mayor control de sus gastos energéticos al poder conocer en todo momento su producción y consumo gracias a la monitorización de su instalación. En definitiva, le da más independencia frente a la variabilidad de los precios de los combustibles fósiles que afectan al precio del mercado mayorista (pool en la jerga).

La cartera que dirige Teresa Ribera fija así, en base distintos análisis de potencial realizados, una estrategia con un objetivo de alcanzar los 9 gigavatios (GW) de potencia instalada en 2030. No obstante, se podrían alcanzar hasta los 14 GW si se da un escenario «muy favorable de alta penetración».

Hasta 1.320 millones en ayudas

¿Y qué hará el Ejecutivo para fomentar el autoconsumo entre los ciudadanos? En primer lugar, pondrá en marcha ayudas enfocadas específicamente a autoconsumo y almacenamiento, además de energías renovables térmicas para el sector residencial.

Dichas ayudas se articularán a través de seis programas que se dirigen tanto a los diferentes sectores económicos (servicios y resto de sectores productivos) como a residencial, sector público y tercer sector. 

En total, el programa cuenta con una dotación inicial de 660 millones de euros, ampliables hasta 1.320 millones, que se regionalizan a través de las comunidades y ciudades autónomas por todo el territorio nacional hasta 2023.

Según el documento, abierto aún a consulta pública, se espera incorporar así al menos 1.850 megavatios (MW) de generación renovable, incluyendo la sustitución de combustibles fósiles por energía renovable en calefacción y refrigeración en más de 40.000 viviendas. 

Igualmente, se calcula la creación de más de 25.000 empleos directos e indirectos, superando los 45.000 puestos de trabajo al incluir también los inducidos y un impacto positivo en el PIB que podría alcanzar entre 1,7 y 3,2 millones por cada millón de euros de ayuda materializada. Asimismo, asegura que las instalaciones ejecutadas podrán reducir las emisiones de CO2 en más de un millón de toneladas anuales. 

Placas solares

En España, la tecnología solar fotovoltaica es la que mayor grado de desarrollo está teniendo en las instalaciones de autoconsumo [y más desde que se eliminó el denominado impuesto al Sol]. Según la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), en 2019 se instalaron 459 MW, frente a los 235 MW de 2018. Por su parte, el año pasado, pese a la coyuntura de crisis generada por la pandemia, se instalaron 596 MW, lo que supone un incremento del 30%. El sector residencial representó el 19% del total.

«El objetivo principal de la Hoja de Ruta del Autoconsumo es asegurar el despliegue efectivo del autoconsumo, eliminando las barreras existentes para su implantación y fomentando su desarrollo y aplicación en todos los sectores productivos, mejorando la competitividad industrial y aportando a la ciudadanía independencia energética», sostienen desde el Gobierno. 

Una de las principales barreras para lograr los objetivos citados anteriormente es el volumen de inversión inicial que tiene que realizar el usuario. Por ello, Transición Ecológica destaca la importancia de lograr una reducción de los costes del 40%. Afirma que se puede lograr a través de una menor carga administrativa, la combinación de medios tecnológicos o nuevas forma de financiación, entre otros métodos.

De igual modo, resalta que las empresas deben acometer un mayor esfuerzo comunicativo y comercial para que exista una mayor disposición a abordar el autoconsumo con una menor exigencia en cuanto a plazos de amortización o retorno económico.

El almacenamiento energético es un elemento complementario a la generación en autoconsumo, puesto que permite ajustar el perfil de generación a la demanda, maximizando el rendimiento de los sistemas de generación, y contribuyendo a la flexibilidad del sistema energético. La Estrategia de Almacenamiento Energético establece un objetivo mínimo de 400 MW de almacenamiento detrás del contador para 2030. 

Las Comunidades Autónomas son las competentes en la tramitación y autorización de instalaciones eléctricas de pequeña potencia, mientras que tanto estas como entidades locales ostentan competencias en ordenación del territorio y urbanismo, con impacto sobre edificación.

Ante el desarrollo de una modalidad de generación relativamente nueva en términos normativos, El Ejecutivo apunta que sería «deseable» mejorar la coordinación e información entre las distintas administraciones para identificar y generalizar mejores prácticas. 

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D