The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

Por qué es imposible que haya un gran apagón este invierno en España

Los operadores eléctrico y de gas llaman a la calma tras la creciente tensión entre la población

Por qué es imposible que haya un gran apagón este invierno en España
Tendido eléctrico.|Europa Press

La teoría de un gran apagón eléctrico ha cobrado fuerza en los últimos días alentada por distintos países europeos, pero nada más lejos de la realidad. España cuenta con un sistema eléctrico y gasista más que robusto y tan solo podría ocurrir a causa de una catástrofe inevitable.

Austria fue el primer país en lanzar el globo sonda e incluso las Fuerzas Armadas del país crearon un vídeo para mostrar a los ciudadanos cómo prepararse ante un corte del suministro. Por el contrario, en España «no hay ningún indicio objetivo que haga pensar que pueda producirse un evento de tales características», según el propio operador del sistema eléctrico, Red Eléctrica de España (REE).

REE recalca que el sistema eléctrico peninsular español cuenta con más de 107 gigavatios (GW) de potencia instalada, lo que supone más que duplicar cualquier pico de demanda que se haya producido hasta el momento. Por ejemplo, el máximo histórico en el país se registró el 17 de diciembre de 2007 con una potencia instantánea de 45.450 megavatios (MW), mientras que el máximo registrado este año tuvo lugar el 8 de enero, en plena borrasca Filomena, con una potencia instantánea de 42.225 MW. «La resiliencia de nuestro sistema eléctrico ha quedado demostrada en numerosas ocasiones», subrayan desde el organismo que preside Beatriz Corredor.

En este sentido, la propia vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha descartado «con rotundidad» el riesgo de que España pueda sufrir apagones eléctricos. Según Ribera, el sistema energético español es «casi una isla», por lo que el riesgo de apagón por una caída en terceros países es «muy limitado».

El suministro de gas también está garantizado

El operador del sistema gasista, Enagás, también llama a la calma ante la alerta de una posible falta de suministro que se ha extendido tras el cierre del Gasoducto Magreb Europa (GME), que traía el gas de Argelia a España a través de Marruecos.

El cierre del gasoducto, inaugurado en 1996, se produjo el 31 de octubre tras la ruptura de relaciones diplomáticas entre Marruecos y Argelia. No obstante, Argelia continuará suministrando a España a través del gasoducto Medgaz con cargamentos de gas natural licuado (GNL) en barco [el método de transporte es más caro].

Los trabajos de ampliación de este gasoducto permitirán en las próximas semanas incrementar su capacidad de transporte en más de un 25%, pasando de 8.000 millones de metros cúbicos a entre 10.500 y 10.700.

Sin embargo, Enagás indica que el sistema gasista español cuenta con unos «niveles de capacidad contratada superiores a la de inviernos anteriores» y que se encuentra en «una mejor situación» que la de otros países del entorno. En concreto, comenzó noviembre con un 65% más de GNL en las plantas de regasificación: 18,8 teravatios hora (TWh) frente a los 11,4 TWh de un año antes. Por su parte, los almacenamientos subterráneos están al 82% de su capacidad con 28,3 TWh de gas natural.

Subastas extraordinarias

Asimismo, se han realizado subastas extraordinarias de slots con el fin de que los operadores puedan inducir más metaneros con GNL en el sistema. Para este invierno, que abarca de noviembre a marzo, hay ya confirmados 136 cargamentos, en comparación con los 86 del pasado.

Para diciembre, quedando aún pendiente una subasta, la capacidad contratada es del 77,41%, cuando en 2020 fue del 58,71%. Según la patronal del sector, Sedigas, España cuenta con la mayor capacidad de recepción (y regasificación) de GNL de toda Europa gracias a la flexibilidad y capacidad de sus seis plantas: Mugardos, Bilbao, Barcelona, Sagunto, Cartagena y Huelva.

Por otro lado, el país tiene una elevada diversificación de mercados de origen del gas natural: Argelia, Estados Unidos, Nigeria, Trinidad y Tobago, Rusia, Catar y Noruega, entre otros. El GNL representó en el curso pasado el 63% del total de aprovisionamiento de gas de España.

«Se debería bajar el Impuesto Especial de Hidrocarburos»

Sedigas

El presidente de Sedigas, Joan Batalla, señala a THE OBJECTIVE que, teniendo en cuenta los datos actuales, el mensaje debe ser de «prudencia» y de dejar a un lado los alarmismos. «No hay riesgo de falta de suministro», reivindica. También indica que, bajo la coyuntura de la subida descontrolada de los precios de la electricidad, los derechos de emisión de CO2 y del gas se debería rebajar también el Impuesto Especial de Hidrocarburos.

Hasta ahora, el Ejecutivo ha aprobado hasta final del año una rebaja del IVA a la electricidad del 21% al 10% y la supresión del impuesto a la generación del 7%, así como un recorte del  Impuesto Especial sobre la Electricidad desde el 5,1% hasta el 0,5%. En este contexto, Batalla pide equidad impositiva y que no se diferencie entre consumidores vulnerables eléctricos y de gas, sino que las rebajas se apliquen en beneficio de ambos.

Lo que sí ha hecho el Ministerio para la Transición Ecológica es limitar la tarifa regulada de gas natural (TUR) en el último trimestre de este año y el primero de 2022 la subida de la tarifa regulada del gas natural y evitar así que se disparara por el encarecimiento de los precios internacionales del gas natural.

De este modo, durante los próximos seis meses se limitará el impacto del coste de la materia prima en el cálculo de las tres bandas de la TUR, concretamente en un 35% para la revisión de octubre y en un 15% para la de enero.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D