The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

La crisis energética resucita la quema de carbón en España en plena fiebre de las renovables

Endesa ha puesto ya en marcha la central de As Pontes y EDP está preparando la de Los Barrios por si el mercado la necesita

La crisis energética resucita la quema de carbón en España en plena fiebre de las renovables
Central térmica de Endesa en As Pontes (A Coruña).|Europa Press

La crisis de precios energéticos ha devuelto la quema de carbón a España con la puesta en marcha de centrales térmicas en pleno boom de las energías renovables y con el compromiso de los gobiernos de alcanzar la descarbonización de la economía para 2050 según marca Europa.

En nuestro país hay 15 centrales de carbón y todas han pedido al Ministerio para la Transición Ecológica una autorización de cierre, con la excepción de las de Aboño (Asturias) y Es Murterar (Mallorca), controladas por el grupo portugués EDP y Endesa, respectivamente, que siguen operativas.

Hay que señalar que ambas plantas tienen una situación excepcional. Según explican a THE OBJECTIVE expertos del sector, Aboño es una central «estratégica y clave» para garantizar el suministro de energía a la industria asturiana. Además, subrayan que revaloriza los gases siderúrgicos de ArcelorMittal en la generación de energía, lo que supone un ejemplo de economía circular.

También indican que de no ser por esta central, estos gases serían quemados en una antorcha y emitidos directamente a la atmósfera. Por su parte, la de Es Murterar se mantiene para evitar problemas de suministro en la isla. EDP asegura que abandonará la producción con carbón en 2025 y será 100% verde en 2030.

Endesa vuelve a operar la central de As Pontes

No obstante, la polémica saltó a principios de semana cuando Endesa informó de la puesta en marcha de su central de As Pontes (A Coruña) para intentar controlar esta espiral alcista del precio de la electricidad y ante la bajadas de las temperaturas, que provocan un aumento del consumo energético.

Desde la matriz de Endesa, la italiana Enel, defienden que es algo puntual y coyuntural y mantienen su compromiso de abandonar el carbón para 2027 y todo su negocio de gas para 2040. La planta gallega se encuentra en trámites de cierre desde finales de 2019, pero como continúa conectada al sistema tiene derecho a seguir funcionando. De hecho, desde el Gobierno no se puede impedir que funcione.

Por su parte, según ha adelantado el diario Cinco Días y ha podido confirmar este medio, EDP está trabajando para tener disponible para el mercado la central de Los Barrios (Cádiz), en respuesta a una situación transitoria y para responden a los elevados precios del gas.

Precios del gas por las nubes

La cuestión es: ¿por qué se vuelve a la quema de carbón si las centrales térmicas no son rentables y se está en pleno proceso de transición hacia las cero emisiones? Al principio del año, el precio del carbón no era tan competitivo como el del gas y, por tanto, no había ningún interés en operar las centrales térmicas.

Sin embargo, actualmente se da la circunstancia contraria. El precio del gas se ha disparado, hasta rondar los 100 euros el megavatio hora (MWh), y sale más caro producir energía mediante su uso por los factores de conversión. Por ejemplo, para producir una unidad de electricidad se necesitan dos de gas. De este modo, si el precio del gas está en 100 euros se acaba traduciendo en 200 euros, a lo que hay que añadirle los costes de derechos de emisión de CO2, unos 20 a 25 euros que equivalen a un tercio de su valor.

De su lado, el precio del carbón está en torno a los 130 dólares (114 euros) por tonelada y para producir un MWh eléctrico se necesita como la mitad más el coste del CO2, que es mayor en este caso porque el carbón es más contaminante que el gas. No obstante, y aunque el precio del carbón está también por las nubes, sale más a cuenta para las empresas producir con carbón.

Situación contradictoria

Además de la variable económica, está la medioambiental. La quema de carbón vuelve en un momento en el que hay pleno boom por la expansión de las energías renovables y en el que las empresas están apostando miles de millones por ellas. La última en anunciar sus planes ha sido Endesa con un compromiso de 31.000 millones de euros en energías verdes hasta el final de década.

Bajo el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) se prevén instalar unos 60.000 MW de renovables durante los próximos diez años. España es el octavo país del mundo con potencia renovable instalada [59.108 MW], según el anuario estadístico de la capacidad renovable de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) de 2021.

Expertos del sector prevén que esta situación anómala del mercado energético, con precios de la electricidad que superan los 200 euros, se mantendrá durante la primera parte de 2022. También apuntan que sería «razonable» que el Ejecutivo amplíe las medidas fiscales adoptadas a mitad de año: rebaja fiscal del IVA a la electricidad del 21% al 10%, suspensión del impuesto de generación del 7% y disminución al mínimo del impuesto especial sobre la electricidad al 0,5%.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D