The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

La deuda de MásMóvil se dispara hasta los 6.644 millones con un interés anual de 300 millones

La operadora deberá pagar a la banca acreedora un montante equivalente a la cuarta parte de su Ebitda estimado para este 2021

La deuda de MásMóvil se dispara hasta los 6.644 millones con un interés anual de 300 millones
Sede de MásMóvil, en una imagen de archivo.|Europa Press

El grupo MásMóvil cerrará el año 2021 con una de las deudas más elevadas del sector en relación a su facturación y a su Ebitda. Una situación que, según los datos y los analistas consultados por THE OBJECTIVE, podría volverse muy complicada de gestionar en los próximos ejercicios.

Los datos presentados por la propia compañía este martes y correspondientes a los nueve primeros meses del año indican que el montante total de la deuda ya supera los 6.644 millones de euros tras su última macroemisión de bonos para financiar la compra de Euskaltel.

Una cifra que supone duplicar los 3.122 millones de euros de deuda con los que cerró MásMóvil el año 2020. Esta deuda está compuesta por un pasivo estructural senior de 5.326 millones de euros al que se llegó tras la última emisión de deuda realizada el pasado mes de octubre.

Hace unas semanas se cerró la captación de 3.700 millones de euros para financiar la operación de compra de la operadora de telecomunicaciones vasca, destinando 2.000 millones de euros a la opa, 1.500 a cubrir la elevada deuda de Euskaltel y otros 200 millones a gastos de la operación.

En este sentido, la operación completa se articuló mediante un crédito y las citadas emisiones de bonos. En el primero de los casos se firmó un crédito por unos 700 millones con un sindicato formado por Banco Santander, Barclays, BNP Paribas, Deutsche Bank y Goldman Sachs.

Integración en Lorca

En el caso de los bonos, MásMóvil lanzó dos emisiones, la primera de unos 1.700 millones de euros de deuda senior a ocho años y otra de 1.300 millones de euros de deuda asequible a siete años.

Anteriormente, los fondos que compraron Euskaltel agrupados en su nueva sociedad matriz Lorca (vehículo de inversión con el que KKR, Cinven y Providence) adquirieron la compañía por 2.000 millones de euros, los que también fueron incorporados a deuda de la nueva empresa naciente. De hecho, la compra de Euskaltel se hizo a través de Lorca, que a todos los efectos es la sociedad en la que se ha integrado MásMóvil.

Las fuentes consultadas por este diario indican que estos préstamos se han financiado con una tasa de interés del 4,5% aproximadamente, una cifra elevada que significa que la operadora deberá pagar al menos unos 298 millones de euros cada año, solo en concepto de intereses.

Esta cifra representa nada menos que la mitad del Ebitda registrado por Lorca (MásMóvil) en 2020. Los datos indican que durante ese año el Ebitda ajustado fue de 642 millones de euros, una cifra que llegó a 377 millones de euros en el primer semestre de este año, ya con la incorporación de Euskaltel en sus cuentas.

Los datos del tercer trimestre indican que el Ebitda reportado acumula 803 millones de euros, aunque la compañía indica que se espera cerrar 2021 con 1.200 millones de euros estimados. En cualquier caso, los intereses del pago de deuda supondrían una cuarta parte del Ebitda proyectado, con un ratio de 5,2 veces de su deuda total.

Rebaja de Moody’s 

Dicho de otra manera, todo lo que MásMóvil registre de Ebitda inferior a 298 millones de euros, será pérdida en su nueva estructura, que ha comenzado a rodar este año. Además hay que considerar que tras las dos operaciones de financiación, MásMóvil se ha quedado con una caja muy justa (cash flow) y con muy poco margen para poder invertir (capex).

Al cierre el tercer trimestre el capex reportado por MásMóvil subió desde los 245 millones hasta los 315 millones, mientras que el cash flow se sitúa en los 122 millones de euros. Un complejo escenario que indefectiblemente podría recortar su beneficio y podría lastrar sus cuentas en un contexto de guerra comercial donde es más difícil mantener los márgenes.

De hecho, esta situación ya ha generado cierta preocupación en el mercado. En septiembre la agencia de calificación crediticia Moody’s rebajó un escalón el rating de MásMóvil hasta el nivel B2 con perspectiva estable por los altos niveles de endeudamiento que supone la compra de Euskaltel. 

El operador terminará la operación con unos ratios de deuda de seis veces su beneficio bruto de explotación (Ebitda) por encima de los límites marcados por la agencia crediticia para su valoración anterior, indicó la agencia. Frente a esto, los datos hechos públicos por MásMóvil insisten en que este ratio estará más cerca de cinco veces.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D