The Objective
Publicidad
Economía

Los nuevos Botín empiezan a tomar el mando: Tatiana Shin gestiona parte de la fortuna familiar

Es la primera nieta de Emilio Botín que administra una de las compañías de la estirpe con las que controlan el banco Santander

Los nuevos Botín empiezan a tomar el mando: Tatiana Shin gestiona parte de la fortuna familiar

Tatiana Shin Botín. | Gtres

Los Botín dan el primer paso a que una nueva generación, la quinta, gestione la fortuna familiar. Tatiana Shin Botín, una de los 19 nietos del expresidente del Santander, Emilio Botín, administra desde hace unos meses una de las patrimoniales de la saga, según ha podido saber THE OBJECTIVE.

En concreto, Shin se ha convertido en administradora única de la sociedad Nueva Azil, firma que forma parte del pacto de sindicación de accionistas de la familia en el banco cántabro. Esta compañía posee 9,132 millones de títulos del Santander, cuyo valor actual asciende a unos 29 millones de euros, además de otros activos, entre ellos inmobiliarios.

El pacto de la familia en la entidad engloba, según los últimos hechos públicos, casi 93,4 millones de acciones (que se traducen en 295 millones de euros), siendo la presidenta del Santander, Ana Botín, la mayor propietaria. Con el acuerdo controlan un 0,56% del capital del mayor banco español, sin contar la participación de la Fundación Botín y los títulos en poder de la abuela Paloma O’Shea y del resto de miembros con carácter individual.

Tatiana Shin, la más pública de las nietas de Emilio Botín

Shin, hija de Carolina Botín y el médico de origen japonés Christian Shin, es una de las caras de la estirpe más conocidas por el público en general, ya que ha sido protagonista de algunos reportajes en las revistas de prensa rosa, a pesar de que intenta estar siempre alejada de los focos mediáticos. Estudió en la Universidad Colegio de Londres y ha trabajado para diferentes multinacionales, entre ellas Ferrari

Precisamente esta escudería de automóviles fue patrocinada durante muchos años por el Santander, hasta 2017. A partir de este año, el banco volverá a lucir su marca en los coches de Formula 1 del fabricante italiano, gracias al acuerdo alcanzado en diciembre.

Felipe Morenés, nuevo consejero delegado de Neinor

El resto de nietos de Emilio Botín, por ahora, se mantienen lejos del Santander y de la gestión del patrimonio familiar. Uno de ellos, Felipe Morenés Botín, cuenta en cambio con una trayectoria profesional destacada en el mundo financiero. Hijo de la presidenta del Santander, ha desarrollado parte de su carrera en el fondo estadounidense Lone Star y hace unos días ha sido nombrado consejero de la inmobiliaria española Neinor, en representación del fondo Stoneshield.

Otros, como Humberto Botín d’Ornano (hijo de Emilio Botín Junior y la aristócrata Elisabeth d’Ornado), han probado suerte en otros campos. Humberto puso en marcha hace unos años un proyecto gastronómico y abrió un local en el centro de Madrid especializado en la venta de croquetas. La hermana de Humberto, Daria Botín, trabaja desde hace poco en una compañía de cosmética de la familia materna, Sisley.

Todos los nietos de Emilio Botín comparten la afición por los deportes y por la música y han estudiado en prestigiosos colegios y universidades internacionales. Javier Ballesteros Botín, primogénito del golfista Severiano Ballesteros y Carmen Botín, ha seguido los pasos de su padre y dedica su vida a este deporte y a la Fundación Severiano Ballesteros, junto a sus hermanos Miguel y Carmen.

Una familia poderosa

La familia Botín es una de las más poderosas del país gracias al crecimiento experimentado por el Santander a lo largo de su historia. Se creó a finales del siglo XIX. Aunque hasta hace pocas décadas llegaron a ser principales socios del banco, a día de hoy su peso en el capital de la entidad es significativamente reducida. Si bien, el control del mismo está en manos de la presidencia ejecutiva de Ana Botín.

La estirpe, además, acumula en su patrimonio, fincas, palacios, terrenos y un sinfín de activos. Muchos de ellos en Cantabria, el origen de la saga. En 2014, de acuerdo con las informaciones de entonces, regularizaron 200 millones que tenían depositados en Suiza, incluyendo la parte correspondiente a Jaime Botín, hermano del fallecido Emilio Botín y máximo accionista de Bankinter.

El pacto parasocial de la familia en el Santander está conformado por Ana Botín y sus hermanos Emilio, Carmen, Javier, Paloma y Carolina. La madre salió del acuerdo una vez ejecutada la herencia, en la que recibió seis millones de títulos de la entidad.

Al igual que la presidenta del Santander, dos de sus hermanos han continuado ligados al sector financiero de una u otra manera, Decidieron abandonar cualquier tipo de responsabilidad en la entidad y emprendieron sus propios proyectos. Javier, el menor de todos, es propietario de JB Capital, una compañía que invierte en otras. Su operación más destacada fue el rescate y venta de la cadena Vitaldent, operación que ha estado investigada por la Justicia.

Emilio Junior, por su parte, constituyó Rentamarkets, una firma de gestión de carteras de fondos de inversión y que ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos ejercicios. El año pasado inyectó en la misma 4,4 millones para impulsar su actividad.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D