THE OBJECTIVE
Economía

La demanda de petróleo en España aumenta y vuelve a los niveles de hace cuatro años

La compra ha alcanzado las 16.000 toneladas en el primer trimestre de 2024

La demanda de petróleo en España aumenta y vuelve a los niveles de hace cuatro años

La compra de petróleo aumenta en España. | Europa Press

La demanda de petróleo en España crece y vuelve a los niveles previos de hace cuatro años (2019). Los últimos datos de Cores (la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos) apuntan a un aumento en la compra de toneladas de petróleo por parte de nuestro país, que se sitúan la cifra en este primer trimestre (de enero a marzo) por encima de las 16.000 toneladas. Un escenario que confirma la tendencia ascendente en la apuesta por el crudo tras la pandemia, en un momento en el que continúan los mensajes contra este compuesto por parte de los organismos internacionales y en diversos foros del sector.

El pasado año (en los primeros tres meses de 2023) y el anterior la cantidad de petróleo rondó las 15.000 toneladas, mientras que en 2021 y 2020 se situó en las 13.000 y en las 14.000 respectivamente. Habría que retroceder hasta el primer trimestre de 2019 para encontrar una cifra superior a la de este año, superada solo por unas cientos de toneladas más. Entre 2015 y 2019, la cantidad de toneladas anuales demandas superó las 60.000. Un número que se ha vuelto a alcanzar en 2022 y 2023 tras dos años, 2020 y 2021, en los que no se superó.

El petróleo cuenta con tres fases. En la primera etapa, la empresa lo produce en el mercado internacional (por medio de la extracción) y lo vende en ese propio mercado tras pagar un canon al país de origen por el uso del suelo. En segundo lugar, aparece un nuevo mercado donde se compra el petróleo crudo (allí surge el famoso precio al que cotiza) y en el que aparecen nuevos actores, como los refineros, que compran ese petróleo crudo y lo refinan para vender los productos derivados (gasolina, gasóleo, queroseno o fuel… que cotizan también a un precio distinto en el mercado). Por último, estos derivados son comprados, transportados y vendidos al cliente final (el titular de la estación de servicio). Hay petroleras en España, como Repsol o Cepsa, que controlan toda la cadena de valor: desde el pozo de extracción hasta estaciones de servicio.

El futuro del petróleo

En la pasada junta de accionistas de Repsol, el ceo de la compañía, Josu Jon Imaz, hizo una defensa enérgica con respecto al petróleo: «La silla donde estoy sentado está hecha de petróleo, las palas de los aerogeneradores también se hacen con petróleo, al igual que la carrocería de los coches eléctricos, que están hechos de lo mismo y los panales fotovoltaicos. Necesitamos mucho petróleo». Un final de discurso que fue ovacionado por la mayoría de los accionistas presentes.

Por contra, los defensores de la electrificación subrayan la llegada inminente en 2027 del sistema de comercio de emisiones denominado ETS2, que cubrirá y abordará las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustible en edificios, transporte por carretera y otros sectores. Según la Comisión Europea, «hasta ahora, las reducciones de emisiones en esos sectores han sido insuficientes para poner a la UE en un camino firme hacia su objetivo de neutralidad climática para 2050». Las energéticas apuestan porque estos objetivos se acaben cumpliendo para esa fecha.

Estados Unidos, principal suministrador

Nigeria dejó de ser el principal suministrador de petróleo de España tras un lustro liderando las exportaciones de crudo en nuestro país. Así, y según las estadísticas de Cores del año 2023, el país africano ha pasado a ser el cuarto máximo proveedor, por detrás de México, Brasil y Estados Unidos. Una situación que fuentes del sector relacionan con la crisis que está sufriendo el país, tras la salida del gigante británico Shell y los problemas medioambientales que han causado los vertidos. En el primer trimestre de 2024, de nuevo el país norteamericano está liderando las exportaciones de petróleo hacia nuestro país.

Por otro lado, el pasado año, los nigerianos exportaron 6,3 millones de toneladas de petróleo. Una cifra que fue sensiblemente inferior a la de los años previos: 8,1 millones en 2022, 10,2 millones en 2021, 10,8 millones en 2020, 11,1 millones en 2019, 10,2 millones en 2018 y 9,4 millones en 2017. Fue precisamente en este último año donde cedió el trono a su histórico competidor, México, que exportó 9,6 millones de toneladas.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D