El Ministerio de Sanidad vigila ya 10 variantes del coronavirus

General

El Ministerio de Sanidad vigila ya 10 variantes del coronavirus
Foto: Martin Divisek| EFE

El Ministerio de Sanidad ha detectado los primeros seis casos de la variante californiana en España y mantiene bajo vigilancia un total de 10 tras añadir al listado de interés otras tres: la de Nueva York, la originada en Uganda y una última expandida en Portugal, de las que no constan positivos en nuestro país. Así lo recoge la última actualización del Informe sobre la situación epidemiológica de la variante B.1.1.7 de SARS-CoV-2 y otras variantes de interés, en el que se advierte de que, aunque la presencia de la sudafricana es todavía «baja» con 54 casos confirmados, «no se descarta que pudieran aumentar en las próximas semanas, como ha ocurrido en otros países de nuestro entorno».

Por qué es importante: las distintas variantes podrían afectar a la efectividad de algunas vacunas de forma considerable y reducir su eficacia. Cepas como la británica o la brasileña preocupan especialmente porque pueden transmitirse con mayor facilidad. Se está estudiando si algunas de las variantes podrían ser más letales, aunque por el momento parece que no hay evidencias sólidas de ello.

Hasta el momento la variante sudafricana se ha detectado de forma puntual en España, pero ya se han detectado brotes epidémicos sin que se haya identificado su origen en un viaje, según señala el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que avisa de que su impacto podría ser alto si su incidencia aumenta «de forma considerable», puesto que esta variante «podría reducir de forma significativa la efectividad de algunas vacunas».

Es la principal variante de interés para la Salud Pública (VOC) que más preocupa en Sanidad junto con la B.1.1.7 (la británica, la más extendida), y la P.1 (brasileña), de la que también alude a su «escasa» presencia, pero mantiene el riesgo en «moderado» ya que el impacto podría ser alto en caso de que su incidencia se incrementa de forma considerable. Su escape inmunitario está aún en estudio.

Sanidad supervisa además otras siete, entre las que destacan la P.2 (de Río de Janeiro); la B.1.429 (californiana) y la B.1.525 (nigeriana), de las que España ha confirmado 14, 1 y 6 casos, respectivamente. A las que ha añadido en esta última actualización la B.1.526 (de Nueva York); la A.23.1 (originada en Uganda y detectada recientemente en Reino Unido, con escasos casos en otros países) y la C.16, que lleva expandiéndose por Portugal desde noviembre. Sobre ellas, el informe indica que la repercusión que puedan llegar a tener en la Salud Pública «todavía se desconoce». «No obstante, la combinación de mutaciones que presentan o su expansión a nivel local en ciertas localizaciones hacen recomendable el seguimiento de su situación en estos momentos», añade el documento.

La B.1.1.7 (británica) es dominante en Reino Unido, Irlanda e Israel. Se caracteriza por sustituir rápidamente a las otras variantes circulantes y está asociada a un aumento de transmisibilidad y se está estudiando su relación con un posible incremento de la letalidad. La posibilidad de que escape a la inmunización mediada por la vacuna «es motivo de preocupación», pero de momento la evidencia apunta a un «escaso efecto sobre la inmunidad», con «ligera reducción de efectividad vacunal». Su evolución por el territorio es muy desigual, y mientras en Cantabria o Cataluña supone más del 76% de los casos, en La Rioja no hay ninguno. En Baleares representa el 65,5 % y en Asturias, el 64,3 %; les siguen Galicia (53,3 %); Navarra, (52,5%); Andalucía (51,1%); Madrid (42,7%); Murcia (38%); Castilla-La Mancha (31,8%); Comunidad Valenciana (29,4%) ; Castilla y León (14,3%); Aragón (12,1%); País Vasco (4%) y Melilla (1,9%).

De la B.1.351 (sudafricana) hay 54 casos, 18 de ellos han sido confirmados por secuenciación. Se trata de un caso esporádico que corresponde a un viajero procedente de Sudáfrica y seis brotes. Uno está relacionado con un viaje a Tanzania y los casos se encuentran repartidos en distintas comunidades autónomas, mientras que en los cinco brotes restantes no se ha encontrado antecedente de viaje a Sudáfrica u otros países de la región y cuatro de ellos han sido observados en la misma ciudad. Esta variante, presente en Sudáfrica, Zambia, Botswana y otros países del cono sur africano y con casos en numerosos países europeos, está relacionada con un aumento de transmisibilidad, reducción de neutralización de sueros mono y policlonales y de la efectividad vacunal.

La presencia de la variante P.1 (brasileña) en España es aún «muy escasa». Por los datos preliminares «la transmisibilidad asociada podría estar aumentada y la inmunidad natural reducida», por lo que el riesgo «se considera moderado». Se han confirmado 17 casos, dos de los cuales son aislados, y tres brotes, el primero de ellos ha dado lugar a dos positivos. El segundo tiene once casos asociados, pero en ninguno de ellos se ha podido encontrar un vínculo con Brasil, si bien uno de los pacientes, destaca el informe, «es un caso de reinfección probable». El tercero de los brotes está relacionado con un viaje a Brasil y hay dos casos confirmados.

Con presencia en la región de Manaos (Brasil) y casos en otros países, de esta variante se está estudiando su transmisibilidad y escape a la respuesta inmune, aunque sí se ha constatado una reducción de anticuerpos neutralizantes en sueros de vacunados. Se han detectado dos casos esporádicos de la P.2 (de Río de Janeiro) en viajeros procedentes de Brasil. Un brote familiar con tres casos positivos y un brote hospitalario con nueve casos. En total, 14, todos confirmados por secuenciación. La B.1.525 (nigeriana) ha llegado a España en solo un caso secuenciado en enero. En un cribado aleatorio se han detectado seis casos de la variante B.1.429 (de California).