The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Corea del Sur

El nuevo presidente surcoreano promete poner fin al uso de la energía nuclear

The Objective
Última actualización: 21 Dic 2018, 5:19 pm CEST
Foto: Pool news | Reuters/File

El nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha prometido este lunes suprimir paulatinamente la dependencia del país de la energía nuclear, advirtiendo a su vez de las “consecuencias inimaginables” de un accidente como el de Fukushima, en Japón. Moon, liberal de izquierdas, que ganó las elecciones presidenciales del mes pasado tras el juicio político y la detención de Park Geun-hye por un turbulento escándalo de corrupción, ha expresado su intención de aumentar el peso de las energías renovables y su interés en llevar a Corea del Sur hacia “una era libre de armas nucleares”, ha publicado el diario británico The Guardian.

Durante el acto de clausura de la planta nuclear más antigua del país, la Kori-1, Moon ha declarado que "hasta ahora, la política energética de Corea del Sur perseguía precios baratos y la eficiencia. Los precios de producción baratos se consideraron la prioridad, mientras que la vida del público y la seguridad tomó un asiento trasero. Pero es hora de un cambio”. "Eliminaremos nuestra política energética centrada en la energía nuclear y avanzaremos hacia una era libre de armas nucleares. Eliminaremos completamente los planes de construcción de los nuevos reactores nucleares que están actualmente en marcha ".

La desvinculación de Corea del Sur con la energía nuclear, sin embargo, podría tardar décadas, y se espera la oposición por parte de las empresas de construcción, que aumentaron las exportaciones de tecnología con los predecesores nucleares de Moon. El país fue el quinto productor de energía nuclear el año pasado, según la Asociación Nuclear Mundial, con sus 25 reactores generando, aproximadamente, un tercio de su electricidad. El ex presidente Lee Myung-bak vio la energía nuclear como una fuente importante de energía limpia, mientras que la destituida Park quería aumentar el número de reactores a 36 en 2029.

Moon ha reconocido el papel de la energía nuclear en el rápido desarrollo económico de Corea del Sur, pero el desastre de Fukushima en Japón, que provocó la evacuación de decenas de miles de personas, lo convenció de que su país debía buscar nuevas fuentes de energía. "La situación económica del país ha cambiado, nuestra conciencia sobre la importancia del medio ambiente ha cambiado. La noción de que la seguridad y la vida de las personas son más importantes que cualquier otra cosa se ha convertido en un firme consenso social ", ha declarado el presidente.

Los activistas antinucleares han advertido durante mucho tiempo de las consecuencias potencialmente desastrosas de un fallo en una planta nuclear en Corea del Sur, donde muchos reactores están cerca de zonas densamente pobladas. El apoyo del público a la energía nuclear se ha debilitado desde el accidente de Fukushima en 2011 y tras el escándalo de corrupción de 2013 sobre falsos certificados de seguridad para las partes de los reactores.

"El accidente nuclear de Fukushima ha demostrado claramente que los reactores nucleares no son ni seguros, ni económicos ni respetuosos con el medio ambiente", ha dicho Moon para la agencia de noticias Yonhap. "Corea del Sur no está a salvo del riesgo de terremotos, y un accidente nuclear causado por un terremoto puede tener un impacto devastador".