El papa pide compartir vacunas con los países pobres en una Pascua marcada por la pandemia

Por: AFP

Sociedad
El papa pide compartir vacunas con los países pobres en una Pascua marcada por la pandemia
Foto: FILIPPO MONTEFORTE| AFP

El papa Francisco ha pedido este domingo compartir las vacunas contra la COVID-19 con los países más pobres. Lo ha hecho en su tradicional mensaje de Pascua, marcada este año por la aceleración de pandemia pese a las campañas de vacunación.

Sus palabras: «En el espíritu de un ‘internacionalismo de las vacunas‘, insto a toda la comunidad internacional a un compromiso común para superar los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres», ha dicho Francisco, en su homilía en la basílica de San Pedro, antes de la bendición Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo).

La víspera, el papa lanzó un mensaje de esperanza. «Siempre es posible volver a empezar, porque existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos», dijo en la Vigilia Pascual del sábado.

En Europa, azotada por una tercera ola de COVID-19, toda Italia está clasificada como zona «roja», con alto riesgo de contagio y restricciones máximas para las celebraciones de Semana Santa, que suelen ser ocasión de reuniones familiares. Sin embargo, los italianos podían salir del país y algunos se prepararon para irse de vacaciones.

Poner fin a las armas

También este domingo, el papa ha llamado a poner fin al «clamor de las armas» y los conflictos. «La pandemia todavía está en pleno curso, la crisis social y económica es muy grave, especialmente para los más pobres; y a pesar de todo, y es escandaloso, los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se refuerzan», ha criticado el pontífice.

El obispo de Roma ha pedido cesar «el clamor de las armas en la querida y atormentada Siria, donde millones de personas viven actualmente en condiciones inhumanas, así como en Yemen, cuyas vicisitudes están rodeadas de un silencio ensordecedor y escandaloso, y en Libia, donde finalmente se vislumbra la salida a una década de contiendas y enfrentamientos sangrientos».

Francisco ha dedicado su homilía de Pascua a los más vulnerables, los enfermos de COVID-19, los migrantes, las personas que debido a la pandemia viven en la precariedad y las poblaciones que sufren las guerras.