El polémico mensaje en twitter de Malala a Aung San Suu Kyi

General

El polémico mensaje en twitter de Malala a Aung San Suu Kyi
Foto: Alfredo Estrella

Malala Yousafzai ha pedido a Aung San Suu Kyi que condene el tratamiento «trágico y vergonzoso» de los rohinyás de Birmania.

En una declaración publicada en Twitter, la ganadora del Premio Nobel de la Paz escribió le criticó a la también ganadora de ese galardón y ‘líder de facto’ de Birmania, Aung San Suu Kyi, que tome medidas ante la situación.

“Durante los últimos años he, de forma continuada, condenado este trágico y vergonzoso tratamiento. Estoy esperando a que mi compañera Nobel Aung San Suu Kyi haga lo mismo. El mundo está esperando y los musulmanes rohinyás están esperando”.

La intervención de Yousafzai se produce después de que el secretario de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, advirtiera a Aung San Suu Kyi que el trato dado al grupo étnico estaba «mancillando» la reputación del país.

En el mismo mensaje la joven ha pedido el fin de la violencia, resaltando que «se han visto fotografías de niños muertos a manos de las fuerzas de seguridad de Birmania». «Estos niños no atacaron a nadie, sino que sus viviendas fueron quemadas hasta los cimientos», ha agregado.

Unas 87.000 personas, en su gran mayoría refugiados rohinyás, llegaron a Bangladés desde que estalló la violencia en la vecina Birmania el 25 de agosto, indicó este lunes la ONU.

Decenas de miles de miembros de esa minoría musulmana en un país de mayoría budista cruzaron la frontera con Bangladés desde que comenzaron los combates, para amontonarse en los ya saturados campamentos de refugiados.

En total «llegaron 87.000 desde el 25 de agosto», anunció la oficina de la ONU en Bangladés.

Unos 20.000 siguen en la frontera entre Bangladesh y el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania, a la espera de poder cruzar, añadió Naciones Unidas.

El gobierno de Daca instauró controles fronterizos cuando estalló el último episodio de violencia hace diez días, pero la ONU indicó que las recientes llegadas no fueron detenidas por las autoridades de Bangladés.

Un guardia fronterizo bangladesí dijo a la AFP que la importante llegada de personas desesperadas hizo imposible detener el flujo.

«Es más importante que la última vez», dijo el guardia, que pidió no ser identificado, refiriéndose a la importante llegada de refugiados desde que comenzó la violencia en octubre de 2016.