Laura Fàbregas

1978

"Es inevitable preguntarse si los vestigios de UPyD y Cs son los más indicados para abanderarlo"

Opinión

1978
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

El mismo día en que la mesa de negociación de Sánchez y Torra tenía que reunirse en Moncloa, Fernando Savater y Rosa Díez presentaban por la mañana su enésimo proyecto para movilizar a la sociedad española en favor del pacto constitucional del 78 y no permitir que los representantes públicos cedan ante aquellos que quebrantan la ley.

El compromiso de Savater siempre me ha parecido sincero. En las ocasiones que hemos coincidido o le he entrevistado, además de inteligente, me ha parecido humilde y buena persona, cualidades que no siempre van aparejadas en este mundo de la política y la significación pública. 

Pero más allá de las buenas intenciones y de la nobleza de muchos de los postulados de sus integrantes, como es el de defender el concepto de ciudadanía frente a los vínculos de sangre –algo progresista en todo el mundo menos en España–, no podía dejar de preguntarme hasta qué punto era útil otra iniciativa de Díez y los sospechosos habituales. ¡Los ya over 60!

Y que no se malinterprete. Ojalá hubiera un Savater para mucho años, la juventud no es un valor en sí mismo. Pero cualquier proyecto preocupado por el futuro de España debe preguntarse dónde están los jóvenes y las caras nuevas. Y si se sienten o no interpelados. A veces habría incluso que renunciar al calor de los focos y empujar a otros a tomar el relevo. Eso sí es compromiso cívico e intergeneracional.

La presentación de Unión 78, con Rosa Díez al frente, pareció un revival de aquellos que ya han tenido su momento en política, donde la nostalgia y los egos personales brillaban más que la nobleza de la causa.

Nadie duda de que hay que reivindicar el consenso surgido de la Transición y defenderlo a contracorriente, ante la marea populista y revisionista. Pero es inevitable preguntarse si los vestigios de UPyD y Cs son los más indicados para abanderarlo.

Más de este autor

Luís Figo el tuitero

«El perfil de Twitter de Figo es un canto a la falta de complejos y a la libertad. De derechas, sí, pero sin odio. Con humor».

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Peyró

Confesiones carnívoras: Ernesto Hernández Busto conversa con Ignacio Peyró

La reciente publicación de Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros (InterZona, 2021) fue el pretexto para este diálogo de sobremesa entre ambos escritores. El cerdo como metáfora inagotable y vector de civilización, la experiencia iniciática del sacrificio animal y el peso del cristianismo en nuestro legado culinario son algunos de los temas tratados en esta […]

Opinión

Jorge San Miguel

Belfast

«En la izquierda errejoniana tienen un fetiche con la dureza de los lugares y de la gente, aunque luego promuevan una especie de ética del hombre blandengue»

Opinión