Jon Navascues

Año 3 d.c.

Ensalzar su trabajo. Un apasionado, un chiflado, un argentino, que sabe más de moral que de táctica. Más de ganar que de jugar. El mejor entrenador de cabezas del mundo.

Opinión

Año 3 d.c.

Ensalzar su trabajo. Un apasionado, un chiflado, un argentino, que sabe más de moral que de táctica. Más de ganar que de jugar. El mejor entrenador de cabezas del mundo.

Era invierno y quedaría una semana para que iniciase el año nuevo. Un grupo de jugadores blando, que una temporada más soñaba con colarse en Europa, iba décimo en Liga y acababa de ser eliminado de la Copa por el Albacete, un Segunda B. Turán, Koke, Courtois, Godín, Diego, Filipe Luis, Falcao… ya escuchaban aquello de “jugadores mercenarios” o «esta camiseta no la merecéis”. La memoria del fútbol. La calidad del equipo era superior a la de hoy, pero la actitud la imprimía Gregorio Manzano, un señor que ha soltado algo parecido a un grito dos veces en su vida: cuando mordió un helado y cuando se quemó con la cafetera.

El Cholo aterrizó en el Calderón. Trajeado, con cara de pocos amigos. El nuevo jefe. “Muchachos, este… hay que trabajar más», y Reyes se volvió a Sevilla. El resto se quedó y se dejó convencer. Simeone hizo de un grupo perdedor, de una auténtica banda, un conjunto capaz de ganarlo todo, como ya ha demostrado. Hizo visible el peso que puede llegar a tener un técnico, como también ha dejado en evidencia que la actitud lo es todo. Simeone y sus discípulos han marcado ya un capítulo de oro en la historia de los colchoneros. Pobre en lo futbolístico, glorioso en todo lo demás.

Por eso, a pesar de sus formas altivas, su juego oscuro, su falsa humildad ante los grandes eventos, sus rasgos simiescos -esto lo puedo decir porque no es negro, que si no…- y su pelo mafioso, creo que hay que reconocer el mérito del Cholo Simeone. Ensalzar su trabajo. Un apasionado, un chiflado, un argentino, que sabe más de moral que de táctica. Más de ganar que de jugar. El mejor entrenador de cabezas del mundo.

Más de este autor

Mensaje al vacío

Todos damos por sentado que no estamos solos, que más seres vivos, razas o incluso civilizaciones pueblan nuestro universo inmenso. Es lo lógico. Si hay un piojo, por pelotas tiene que haber más.

Opinión

El Arte escupe sangre

Yoko empezó a dar rienda suelta a sus instintos. Ella dice ser una artista. Una artista conceptual. Un campo donde las ideas son el valor. Pero aquí encontramos un problema: el confundir la idea con el más absoluto absurdo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Javier Borràs

El 5G y el próximo coronavirus

Ya casi nadie se acuerda de él. El 5G había llenado portadas internacionales el año pasado y era “el gran tema del futuro”, hasta que el futuro nos golpeó en las narices en forma de coronavirus. Ante la emboscada de la naturaleza, nuestros antiguos debates sobre el 5G parecían discusiones sobre el sexo de los […]

Zibaldone