Joaquín Jesús Sánchez

Antivacunas, bebelejías

«Cuando cada día te meas en las reglas más elementales de la lógica, no te puedes enfadar porque una manada de tarugos te ofrezca fuego cuando les pides la hora»

Opinión

Antivacunas, bebelejías
Foto: PP Madrid| Wikimedia Commons
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

A Jiménez Losantos se le subleva la audiencia. ¡Cáspita! El otro día, entrevistando a Abascal, salió el asuntito de las vacunas. Santi dijo que estaba a favor de «la libertad» y que no diría si se había vacunado. Ese argumento, que en otros asuntillos sin importancia (como los derechos laborales o la vivienda) habría hecho las delicias del locutor turolense, en esta ocasión le pareció un poco endeble. Losantos apeló a la responsabilidad, al bien común y a su propio interés («en esta empresa no puede entrar nadie sin vacunar, porque me quedo sin redacción»).

Pasmados por esta actitud tibiamente socialdemócrata, sus oyentes no han tardado en llamarlo al orden, con la delicadeza que se acostumbra en ese espectro ideológico. Que si vendido, que si totalitario, que si comunista. Fede no ha tardado en darles la réplica: bebelejías, estafadores, gentuza, payasos. Fascinado por la finura de la discusión, he dedicado un par de cafés a pasear por el frente de batalla. Se ha juntado lo mejorcito de cada casa, oiga: los de HazteOir (no les gustan los trans, no les gustan las vacunas, no les gusta nada), gente que dice que Bergoglio es el anticristo, anarcocapitalistas y esa gente que llama al presidente «Perrosanxe». Pluralidad no les falta, una patatina para el kilo… quizá.

Por lo visto, los radioescuchas de un señor que cada día anuncia un nuevo golpe de Estado perpetrado por el gobierno razonan con ligereza. ¿Se acuerdan de cuando Losantos se puso una mascarilla con agujeros para denunciar que los presupuestos generales eran de la ETA? ¿Cómo es posible que sus correligionarios junten churras con merinas a lo loco? ¡Rápido! ¡Llamad a Sherlock Holmes!

Lo que me extraña es la sorpresa. Cuando cada día te meas en las reglas más elementales de la lógica, no te puedes enfadar porque una manada de tarugos te ofrezca fuego cuando les pides la hora. Federico, colega, que hace dos días estabas diciendo que los nazis que se pasearon por Chueca estaban haciendo una operación de «falsa bandera». Tanto analizar la actualidad con motecitos te ha dejado a la clientela sin saber armar un silogismo. Espero que lo disfrutes: los tontos ya han cogido la linde; a ver qué se acaba antes.

Más de este autor

La cultura del panfleto

«Estoy deseando que nuestros próceres culturetas (Pedro, Pablo, Santi) tengan que responder a la consabida cuestión del debate electoral: ‘¿Qué es lo último que ha leído?»

Opinión

¿Ley de Vivienda? Nada

«Si un Estado prefiere lastrar la vida de generaciones enteras para el beneficio particular de unos pocos, no es un Estado, sino un lobby; y merece ser demolido»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Enfoques de género

«Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

Opinión

Nicolás Sesma

'Réquiem' por R. J. Sénder

Cuando Paulette Goddard y Erich María Remarque contrajeron matrimonio en 1958 varios medios de comunicación norteamericanos comentaron con sorna que nada habría podido resultar más natural, pues acababan de unirse la actriz de una única película con el escritor de una única novela. La afirmación era a todas luces injusta. La carrera artística de Goddard […]

Zibaldone