Antonio García Maldonado

Brasil, año 0

Ha vuelto a suceder. Ahora en Brasil. Casi medio país, en unas elecciones polarizadas y broncas, se echa en brazos de un líder demagogo, de retórica antiestablishment y con escaso apego a las normas y formas de la democracia liberal. Jair Bolsonaro tiene una hemeroteca realmente nutrida.

Opinión Actualizado:

Brasil, año 0
Foto: Fernando Souza
Antonio García Maldonado

Antonio García Maldonado

Edito, traduzco, analizo y escribo. Aspiro a un estoicismo beckettiano: "Fracasa de nuevo, fracasa mejor". Sureño.

Ha vuelto a suceder. Ahora en Brasil. Casi medio país, en unas elecciones polarizadas y broncas, se echa en brazos de un líder demagogo, de retórica antiestablishment y con escaso apego a las normas y formas de la democracia liberal. Jair Bolsonaro tiene una hemeroteca realmente nutrida. Entre otras cosas, dijo que el problema de la dictadura, que añora y reivindica, fue que torturaba en vez de matar. A una mujer le dijo que no merecía que la violara, y otra imagen nos lo muestra con un arma imponente diciendo que con ella echaría de determinada ciudad a los militantes del Partido de los Trabajadores de Lula y Dilma Rousseff.

Las causas que han llevado a un neofascista tan indisimulado –casi paródico– a las puertas de la Presidencia han sido ampliamente documentadas y debatidas. Brasil vive una crisis transversal, que afecta a la seguridad, a los niveles de empleo, inflación y salario, y a la autoestima como país tras escándalos de corrupción institucionalizada. Aquí no cabe discriminar entre las dos explicaciones del auge del populismo: ha habido crisis de expectativas no satisfechas en la nueva clase media, pero también crisis material pura y dura con el fin de programas sociales en la gestión de la crisis global. Desde finales de 2014, la pobreza registrada aumentó un 29,3%, y en 2016 se incorporaron 5,5 millones de nuevos pobres. Los datos de homicidios, por su parte, son de país en guerra: 30,3 por cada 100.000 habitantes (en España, uno de los países más seguros del mundo, es de un 0,7).

En un escenario así, es más esperable que aparezca un líder mesiánico (Mesías es el segundo nombre de Bolsonaro), y, por tanto, aunque la alarma sea la misma, la sorpresa es distinta a la que causa ver neofascistas en la decadente pero rica Italia, o al frente de la primera potencia mundial. Brasil no funciona, sus costuras, materiales e institucionales, han ido saltando por los aires en estos años de crisis económica, social y política. En ese contexto, Bolsonaro encuentra un hueco que rellenar como Leviatán en una situación de caos general. Hobbes como falso estabilizador automático.

Escribió el filósofo Walter Benjamin que “todo ascenso del fascismo es testimonio de una revolución fracasada”. Brasil es otro ejemplo más de las limitaciones que el modelo económico liberal dominante, aun con sus épocas más asistenciales y calmadas, tiene para generar consensos democráticos, estabilidad social y progreso sostenible. La pregunta es cuántos neofascistas más necesitaremos encontrarnos en los palacios de Gobierno para darnos cuenta.

Más de este autor

Falló el Rey, pero sobre todo la Corte

«La espantá del Rey emérito, tótem de una época, tiene algo, por eso, de confesión de inopia, porque es improbable que poner tierra de por medio solucione nada en la propia institución que ahora encabeza su hijo –si es que no lo agrava–»

Opinión

Adiós, sorpresa

«Hay algo mucho más atávico en la reciente importancia que concedemos los legos a los datos, en la atención que les prestamos y en las esperanzas que en ellos ponemos: nuestra vieja necesidad de certidumbre, nuestro rechazo a lo imprevisible»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión