Ferran Caballero

Como se lo maravillarían

«¿Qué oscuro secreto esconden Illa y el PSOE tras esa densa cortina de muertos que habría sido su gestión?»

Opinión

Como se lo maravillarían
Foto: NACHO DOCE| Reuters
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Más fascinante que el presunto efecto Illa es su prevista caducidad. Que los mismos apolojetas de Illa sean los que advierten que si no se vota pronto se descubrirá el pastel. Y que la gente siga contestando, así sea a las encuestas de Redondo y Tezanos, que lo votarán. ¿Qué les queda por descubrir? ¿Qué oscuro secreto esconden Illa y el PSOE tras esa densa cortina de muertos que habría sido su gestión? Muy gordo tiene que ser, la verdad. Pero al final nunca hay nada. Lo más sería que la gente descubriese que el candidato Illa y el Ministro Illa eran, en realidad, la misma persona. Sería quizás sorprendente en un partido que basa toda su ideología en la firme convicción de que el Presidente Sánchez es una persona distinta al candidato Sánchez. La esperanza que con Illa les pase lo mismo es, por lo tanto, la mar de razonable y de lo más conveniente. 

Así podría el Illa candidato animarnos a votar el día 14 porque más mata el fascismo para que nos encierre el día 15 el President Illa, con el fascismo ya derrotado pero el virus súbitamente descontrolado. No sería la primera vez y, evidentemente, el 14F no tendrá afectación sobre el número de contagios en la misma y exacta proporción en que no la tuvo el 8M. Así podría incluso sacar a la calle a los presos en el mismo momento en que nos encierran a los demás en casa y podría hacerlo para darle la puntilla definitiva al procés, para aislar definitivamente al independentismo dejando a sus líderes bagar solitarios por una ciudad desierta mientras se encierra él mismo pero otro con sus compañeros en el Palau para formar gobierno. 

Los apolojetas sufren por si se descubre la semblanza antes de tiempo, pero no deberían sufrir tanto. Al fin y al cabo, a Illa lo han elegido como candidato precisamente por lo bien que lo ha hecho en el Ministerio y con la esperanza, razonable, de que haga con Cataluña lo que ha hecho con el virus. Y esa sería, sin duda, una magnífica noticia para Cataluña. Si se las ha apañado para quedar bien en plena pandemia y desde el Ministerio de Sanidad, ¿qué no podrá hacer entre esa gran parte de Cataluña que busca desesperada un poco de calma y mediocre normalidad? A Illa lo han elegido por aquella educada serenidad con la que exige calma mientras se le quema Roma, por aquellas virtudes tan raras y a menudo incomprendidas pero que son las únicas que les permiten soñar, a ellos y a todos sus potenciales votantes, en que una apuesta efervescente pueda dar lugar a una solución permanente. 

La casa deprisa cambiemos

Con talento y distinción

Pues justo de sobra tenemos

Para la decoración

Más de este autor

Contra el virus vale todo

«A ver si al final el fascismo y la mentira van a ser las únicas maneras de acabar con el insoportable bullshit que gobierna discusión pública en este país»

Opinión

Blocks

«Tenemos en el gobierno a unos revolucionarios acomplejados, que son siempre los más peligrosos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Manuel Bellver

Simpatía por la baguette

«No es la masa horneada transalpina la mayor amenaza para el estatus de la baguette, sino la industrialización, que ha traído a los supermercados de medio planeta esas versiones cutres y baratas»

Opinión

Agustín Baeza

Ciegos

«Durante un tiempo parecía que todos nos querían tener entretenidos, ahora simplemente nos quieren ciegos. Y nosotros obedecemos. Este país fue siempre de obedecer mucho»

Opinión