Víctor de la Serna

Cuando Trump se queda desnudo

«¿Qué hace Trump? Sigue riéndose de la Kung Flu, desdeñando su gravedad y ofendiendo a los millones de personas que sufren»

Opinión Actualizado:

Cuando Trump se queda desnudo
Foto: Alex Brandon| AP Images
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Tres crisis de proporciones históricas, no sólo dos como en Europa, se han abatido sobre Estados Unidos: la sanitaria, la económica y la social representada por las protestas raciales. Ante cada una de las tres, Donald Trump ha reaccionado de la manera más negativa para sus intereses electorales, hasta el punto de que los medidores de opinión ya consideran la ventaja lograda en las encuestas por el gris Joseph Biden, salvo que los hackers rusos, chinos, iraníes o lo que sean hayan progresado tanto que ya sean capaces, no sólo de engañar e inventar, sino de cambiar el sentido de los votos.

Estados Unidos es el país avanzado que peor ha encarado la respuesta al coronavirus, sin medidas nacionales uniformes, con amplias zonas no confinadas y rebrotes fulgurantes que hacen que en el mes de julio se estén batiendo récords de contagios que en Europa se alcanzaban en marzo o, como mucho, abril.

¿Qué hace Trump? Sigue riéndose de la Kung Flu, desdeñando su gravedad y ofendiendo a los millones de personas que sufren. Cada pequeño desconfinamiento con retorno al trabajo ha sido celebrado como un salto adelante económico de homéricas proporciones. Y Trump remata todo –en un sentido casi literal- defendiendo los valores blancos de la antigua Confederación sureña y racista sin, al parecer percatarse de que la gran mayoría de la población ha reaccionado contra la desigualdad racial y no quiere seguir por el camino de la partición del país.

La aparente buena marcha de la economía hasta marzo parecía blindar la reelección de este estrambótico personaje. Ahora mismo las encuestas indican que la población blanca de edad avanzada, su más fiel aliada siempre, es perfectamente consciente del hundimiento económico, de los cientos de miles de muertes y del riesgo de enfrentamiento racial armado, y ya se inclina mayoritariamente por un Biden que está diciendo las cosas justas.

Todo esto es fundamental para Europa, gravemente herida y que se enfrenta a un futuro incierto ante las apetencias de China y Rusia. En política internacional el ‘America First’ de Trump se ha reducido en realidad a una renuncia a su papel de superpotencia, la única democrática, y hace falta otra política con otra visión para reconstruir una Alianza Atlántica más necesaria hoy que desde hace muchos años. Quizá haya que agradecer a Trump su inconmensurable torpeza, que ha abierto los ojos de muchos de los más entusiastas de sus seguidores, que puede llevar al candidato demócrata a la Casa Blanca y que puede favorecer la reconstrucción coordinada a ambos lados del Atlántico Norte.

Más de este autor

El «cortafuegos» que no lo es

«No olvidemos que el PSOE es un partido republicano que firmó hace medio siglo una constructiva tregua con la Monarquía, pero que no se va a dejar la vida en ello»

Opinión

Un alivio… sobre el papel

«¿Estamos al borde de unas elecciones generales, o de un nuevo pacto gubernamental en el que la derecha apoye a Sánchez aceptando parte del desgaste?»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión