José Carlos Rodríguez

Cumbres fantasma

El hombre, hasta hace un par de siglos y medio, ha sentido la permanente amenaza de muerte por inanición. El economista e historiador Robert Fogel dice (<em>The State of Humanity</em>, capítulo V), que en el año 1700 la familia media europea apenas tenía muebles, no tenía ropa con la que cambiarse, y su alimentación era la suficiente como para mantener cuatro horas diarias de trabajo agrícola.

Opinión

Cumbres fantasma
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El hombre, hasta hace un par de siglos y medio, ha sentido la permanente amenaza de muerte por inanición. El economista e historiador Robert Fogel dice (The State of Humanity, capítulo V), que en el año 1700 la familia media europea apenas tenía muebles, no tenía ropa con la que cambiarse, y su alimentación era la suficiente como para mantener cuatro horas diarias de trabajo agrícola.

Ahora podemos decir que las hambrunas son cosa del pasado, y si queda alguna es por causa del socialismo, también en remisión. La mejora es tal que la FAO ha tenido que abandonar el concepto de hambre y sustituirlo por el de “malnutrición”. Aún así esa es una realidad para un número menguante de personas: 991 millones en 1992 y unas 780 millones en la actualidad. Y eso con una población que crece, por lo que el porcentaje de la humanidad malnutrida ha pasado en estos años del 23,3 al 12,9 por ciento.

En 1820 quizás un 17 por ciento de la población mundial había recibido una educación básica. En 2010 ese porcentaje alcanza al 82 por ciento, y en la región más atrasada en este aspecto, el África Sursahariana, está en el 65 por ciento. En España se estudiaba de media 3,83 años en 1950, y en 2010 eran ya 10,27. Es la misma tendencia que han visto tanto los países desarrollados (Alemania de 6,8 a 12,37 años) como los más rezagados (Zimbabwe de 1,58 a 7,61).

Cada año que pasa el mundo es mejor, y no le debe nada de ello a los políticos. Por eso son tan urgentes, tan necesarias, las cumbres de políticos indicando que todo va mal, que de eso tenemos nosotros la culpa, pero que ahí están ellos para remediarlo con grandes declaraciones y con planes mayúsculos.

Contexto

    Más de este autor

    Monarquía, pandemia y profilaxis

    «Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

    Opinión

    Marea baja

    «Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Guillermo Garabito

    España de vacaciones

    «Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

    Opinión