Melchor Miralles

De los fachas españoles

No pienso como Santiago Abascal, pero le conozco, y es un hombre de derechas, sí, lo cual es legítimo. Es un conservador a quien le disgustan muchas cosas de nuestra Constitución.

Opinión Actualizado:

De los fachas españoles
Foto: EMILIO MORENATTI
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

Tantos de la izquierda, especialmente los de la izquierda caviar, se llenan la boca para llamar “facha”, o sea fascista, a todo aquel que no piensa como él. Ahora la moda es calificar de fascista a Vox, el partido que lidera Santiago Abascal, a quien entre todos sus adversarios políticos le están acercando a otros éxitos electorales, como en su día le hicieron a Pablo Iglesias. Es un clásico en España llamar facha a quien no se sitúa ideológicamente en lo que se considera políticamente correcto, o sea, en la izquierda que se siente moralmente superior.

No pienso como Santiago Abascal, pero le conozco, y es un hombre de derechas, sí, lo cual es legítimo. Es un conservador a quien le disgustan muchas cosas de nuestra Constitución, pero es un hombre que ha respetado las reglas de la democracia, que ha luchado con valentía en territorio hostil contra los asesinos etarras cuando casi nadie lo hacía, les ha plantado cara y ha defendido sus ideas desde las instituciones y respetando la legalidad vigente. Abascal no es un fascista. Y sus votantes (a quienes lógicamente no conozco), tampoco creo que en su mayoría lo sean. El fascismo en España hoy está en otro lado, en otra batalla. Quienes no respetan la legislación vigente y se saltan a la torera todas las reglas de la democracia sabemos quiénes son, donde están, cómo se llaman y qué siglas emplean.

Sigue habiendo mucho complejo en España y esa izquierda inútil y que reniega de España hasta el punto de hablar siempre de “este país” o que considera “facha” la bandera constitucional pretende llevarnos ochenta años atrás, al final de la guerra civil, para comenzar otra contienda, cuando la inmensa mayoría de los españoles apostaron desde muy pronto por la reconciliación nacional, por mirar hacia delante, por resolver los problemas de todos desde la ley y la democracia, y no a palos o de modo antidemocrático.

Quienes en España hoy tienen un comportamiento que encaja en el término “facha” son los extremistas de izquierda que persiguen a los discrepantes, que le hacen la vida imposible a quienes no piensan como ellos, que organizan o apoyan golpes de Estado con alegría. Pero seguimos con lo de “facha” todo el día, echando mano del término incluso para atacar a quienes se empeñan en denunciar actividades de pederastia en las que quizá haya implicado algún político de esa izquierda caviar que se defiende acusando a la “extrema derecha” de perseguirle.

Pues quede claro, no creo que los votantes de Vox sean unos fascistas. Creo que el comportamiento más próximo al fascismo es el de quienes defienden una ideología que ha provocado a lo largo de la historia más muertes incluso que el fascismo. Quienes hemos padecido una dictadura fascista y luchado contra ella sabemos lo que es el fascismo. Menos bromas. Ya está bien de tanto “facha” recubierto de pátina de demócrata empeñado en cargarse nuestra democracia.

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo