Gemma Bargues

Derechazo a la desigualdad

¿En quién estará pensando la niña de la imagen? ¿Qué cara le habrá puesto a ese saco de boxeo al que desafía? Su velo blanco no debe dejarnos engañar y tampoco su carita de ángel ni sus pequeñas manos cubiertas de vendaje. Es una niña, que sueña con ser boxeadora profesional, pero solo una niña. A ella no le importa haber nacido en Pakistán, un país de molde masculino, fuertemente conservador y regido bajo unas leyes islámicas muy estrictas, especialmente contra las mujeres. Pero ella no considera que su sueño sea demasiado ambicioso y cada día, después de la escuela, entrena duro y le asesta varios golpes a esa realidad que discrimina, mutila y vulnera a la mujer.

Opinión

Derechazo a la desigualdad
Gemma Bargues

Gemma Bargues

Periodista. Responsable de Proyectos en Connect-U. Imposible vivir sin pedalear.

¿En quién estará pensando la niña de la imagen? ¿Qué cara le habrá puesto a ese saco de boxeo al que desafía? Su velo blanco no debe dejarnos engañar y tampoco su carita de ángel ni sus pequeñas manos cubiertas de vendaje. Es una niña, que sueña con ser boxeadora profesional, pero solo una niña. A ella no le importa haber nacido en Pakistán, un país de molde masculino, fuertemente conservador y regido bajo unas leyes islámicas muy estrictas, especialmente contra las mujeres. Pero ella no considera que su sueño sea demasiado ambicioso y cada día, después de la escuela, entrena duro y le asesta varios golpes a esa realidad que discrimina, mutila y vulnera a la mujer.

Para ella, que forma parte del primer club de boxeo femenino en Pakistán, el derechazo definitivo a esas leyes injustas llegará cuando logre ser una gran boxeadora, demostrando con eso que una mujer sí puede dejar KO a quien se le ponga por delante. Intento tomarme así la noticia, en lugar de pensar que el boxeo pueda ser para una niña de 8 años un mero placer, porque los golpes, la sangre y la violencia es lo que ha mamado desde que nació.

Intento pensar que estas niñas ya han triunfado incluso antes de subirse a un cuadrilátero, porque han encontrado en este deporte un arma para hacer frente a la discriminación sexual y a las violaciones constantes; también, porque se han ganado la confianza para luchar por sus sueños. No juegan con muñecas, sino con sacos de boxeo a los que golpean con tanto estilo como cualquier boxeador hombre.

Pero antes de entrenar, estas niñas se alinean ante una pared de cemento, posan sus manos en su cara y rezan su oración. No se olvidan de la religión a la que profesan ni del dios al que deben amar. Se ponen los vendaje, los guantes y las zapatillas de deporte pero no se quitan el velo como señal de que mientras practican sus ganchos, golpes y recortes, el islam les está observando y, por eso, deben andarse con cuidado.

“Nadie nos enseña a defendernos”, dijo la primera niña que pidió ser entrenada para ser boxeadora. No me gusta el boxeo ni jamás podré ver un mínimo de deportividad en él, pero si ello sirve a estas niñas para enfrentarse a las barreras de violencia y discriminación que dominan su país, pues a boxear duro se ha dicho.

Contexto

    Más de este autor

    Un milagro llamado Hope

    No hace mucho me dijo una amiga que ya estaba bien de escribir siempre sobre noticias malas; que por qué no me daba nunca por relatar historias bonitas, esas que te hacen sonreír con solo leerlas y que, aunque sea por un minuto, te alejan del vertedero informativo en el que se ha convertido este mundo, el de las noticias que venden. Véase terrorismo islámico o violencia de género. Aunque lo de vertedero también va por los “sálvames” y “deluxes” varios, claro.

    Opinión

    Dibujos que sanan

    Sus manos están manchadas de rotulador. No es sangre, pero como si lo fuera. Esas pequeñas manchas de color azul y rosa –también en su frente- no salen de un campo de batalla ni del cuerpo muerto o herido de nadie, pero como si lo fuera. Solo es una niña que no entiende de guerras, de acuerdos internacionales ni tampoco de disparos. Sí entiende –y en esto es más experta que muchos adultos- qué se siente siendo víctima de ellas, las guerras; hambre, sueño, frío, enfermedad, soledad, morriña, abandono, trauma.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Victoria Carvajal

    Vulnerables

    «Europa se encuentra atrapada entre el desafío de transformar su economía hacia fuentes de energía más limpias, su dependencia energética en las importaciones y la competencia de China e India en la demanda de fuentes de energía más verdes»

    Opinión

    Ricardo Dudda

    Enfoques de género

    «Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

    Opinión