Gemma Bargues

Periodista. Responsable de Proyectos en Connect-U. Imposible vivir sin pedalear.

Publicaciones recientes

Un milagro llamado Hope
Un milagro llamado Hope

Un milagro llamado Hope

No hace mucho me dijo una amiga que ya estaba bien de escribir siempre sobre noticias malas; que por qué no me daba nunca por relatar historias bonitas, esas que te hacen sonreír con solo leerlas y que, aunque sea por un minuto, te alejan del vertedero informativo en el que se ha convertido este mundo, el de las noticias que venden. Véase terrorismo islámico o violencia de género. Aunque lo de vertedero también va por los “sálvames” y “deluxes” varios, claro.

Dibujos que sanan
Dibujos que sanan

Dibujos que sanan

Sus manos están manchadas de rotulador. No es sangre, pero como si lo fuera. Esas pequeñas manchas de color azul y rosa –también en su frente- no salen de un campo de batalla ni del cuerpo muerto o herido de nadie, pero como si lo fuera. Solo es una niña que no entiende de guerras, de acuerdos internacionales ni tampoco de disparos. Sí entiende –y en esto es más experta que muchos adultos- qué se siente siendo víctima de ellas, las guerras; hambre, sueño, frío, enfermedad, soledad, morriña, abandono, trauma.

¿Cuánto vale mi cáncer de mama?
¿Cuánto vale mi cáncer de mama?

¿Cuánto vale mi cáncer de mama?

Las hay grandes y pequeñas, redondeadas o con forma más puntiaguda. Algunas se mantienen siempre firmes y tersas y otras, en cambio, se resignan al paso de los años y se dejan caer, como abatidas y pochas como pasas. Pero todas ellas mamas que buscan, sin excepción, huir de ese temido palabro que tan interiorizado está ya en la mente de la mujer de hoy: cáncer, maldito cáncer.

De semáforos absurdos con falda
De semáforos absurdos con falda

De semáforos absurdos con falda

¿Qué está pasando con la lucha por la igualdad de género? ¿Por qué se le pone falda a un semáforo y ya nos venimos arriba y nos creemos que con esto le damos una buena bofetada al machismo? Tremenda absurdez me parece a mí la de esta medida que pretende hacer más paritaria nuestra sociedad. ¿Con qué cara le cuento yo a mis hijos que en mi época moza, la forma que teníamos de reivindicar la igualdad entre sexos, era afeminando los iconos de unos cuantos semáforos? A tope.

Derechazo a la desigualdad
Derechazo a la desigualdad

Derechazo a la desigualdad

¿En quién estará pensando la niña de la imagen? ¿Qué cara le habrá puesto a ese saco de boxeo al que desafía? Su velo blanco no debe dejarnos engañar y tampoco su carita de ángel ni sus pequeñas manos cubiertas de vendaje. Es una niña, que sueña con ser boxeadora profesional, pero solo una niña. A ella no le importa haber nacido en Pakistán, un país de molde masculino, fuertemente conservador y regido bajo unas leyes islámicas muy estrictas, especialmente contra las mujeres. Pero ella no considera que su sueño sea demasiado ambicioso y cada día, después de la escuela, entrena duro y le asesta varios golpes a esa realidad que discrimina, mutila y vulnera a la mujer.

Criminales de Instagram
Criminales de Instagram

Criminales de Instagram

Dicen que el control de las fuerzas policiales de Irán para impedir la expansión de la cultura occidental se les está yendo de las manos. Lo último ha sido arrestar a seis jóvenes modelos iraníes por mostrarse sin su hiyab en Instagram y, con ello, atentar contra la estricta moral conservadora que impera en el país. Y resulta que ésta es la red social más popular allí y que, curiosamente, es totalmente legal y libre de censuras.

Porno sí, porno no
Porno sí, porno no

Porno sí, porno no

¿Conoces a alguien que consuma porno? O mejor, directamente, ¿sueles ver tú este tipo de películas? Los tíos, ya sea en solitario o con amigos, seguramente hayáis pensando que sí, alguna vez. Ellas, nosotras, ni locas… eso es una guarrada, de depravados y obsesos sexuales. Para muchos, pensar en pornografía es imaginar a un hombre y una mujer (o varios, combinados entre ellos como sea) practicando sexo como animales en celo, a saco y sin más fin que el placer sexual llevado al límite.

Caladas no aptas para menores
Caladas no aptas para menores

Caladas no aptas para menores

Para fumar como dios manda en el cine es primordial mantener bien la postura, seductora o de ‘malote’, según mande el guión. Hay que mostrarse perdidamente irresistible mientras el veneno te va calando hasta las trancas, que se note el placer en tu mirada de ojos caídos. Así sí. Así es como muchas estrellas del cine se han convertido en los reyes de la calada; un arte comprado por la industria cinematográfica a las tabaqueras y que ahora la OMS pretende censurar.

Que me quiten la virginidad
Que me quiten la virginidad

Que me quiten la virginidad

Ya lo dijo Hillary Clinton en un viaje que realizó a Etiopía en 2011: “Si todas las mujeres desde El Cairo hasta la Ciudad del Cabo, decidiesen dejar de trabajar durante solo una semana, toda la economía de África se vendría abajo”. El rumbo de la sociedad africana está remolcado por mujeres, pero no son ellas quienes dirigen el remolque. Sí son ellas las que trabajan como negras, pero no quienes se llevan la recompensa. Ni siquiera son conscientes del poder que tienen. Al revés, el escalón de la desigualdad entre hombres y mujeres en África sigue siendo cada vez más alto, para pasos de gigante.

Ser negros como cuervos
Ser negros como cuervos

Ser negros como cuervos

¿Sabías que en algunas tribus de Etiopía las mujeres más bellas son aquellas con deformación labial? En Irán, por ejemplo, es otra cosa: las mujeres de Teherán son las que más rinoplastias se realizan de todo el mundo; para ellas, la nariz es su símbolo máximo de belleza, pues es una de las pocas partes del cuerpo que sus atuendos no esconden. ¿Y te suenan esas otras de cuellos larguísimos? Pertenecen a tribus asiáticas donde la mujer más hermosa es aquella que logre estirar más su pescuezo, con la ayuda de anillos de metal.

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D