Daniel Capó

Días de verano

"Se transforman los valores y las creencias, la estructura familiar y la relación laboral con las empresas, la tecnología y el medio ambiente"

Opinión

Días de verano
Foto: Federico Giampieri
Daniel Capó

Daniel Capó

De la biografía me interesan los espacios habitables. Creo en las virtudes imperfectas y en la civilizada inteligencia de la moderación

El tedio de los días de verano garantiza cierta somnolencia, pero no una parálisis de las tendencias globales. España sigue sin un gobierno estable, al albur de los vientos económicos y sociales que recorren el planeta. Trump amenaza de nuevo a China con una batería de aranceles: una especie de línea Maginot que atenúe el déficit comercial americano. Boris Johnson no duda en lanzar sus bravatas contra la Unión Europea, cuando debería saber que para un conservador evitar las revoluciones –y, por supuesto, el Brexit es una revolución– resulta tan importante como cultivar las virtudes y mejorar las costumbres y las instituciones. Se diría que vivimos en una época definida por la irresponsabilidad, pero no es exactamente eso: nadie sale incólume de un tiempo definido por cambios tan acelerados y profundos. Se transforman los valores y las creencias, la estructura familiar y la relación laboral con las empresas, la tecnología y el medio ambiente. Todo ello se detecta en las novedades editoriales y en lo que Peter Thiel ha denominado “propaganda Google”: continuamente nos hallamos al borde de un enorme salto evolutivo, sea la inmortalidad, la cura definitiva del cáncer, el “Homo deus”, la vida sintética o la inteligencia artificial. Hay un eco narcisista en el modo en que la modernidad se contempla a sí misma, como la madrastra del cuento de Blancanieves ante su espejo. Pero no es sólo eso, claro está.

Miłosz, Elliot, Auden –los viejos poetas del siglo XX– nos hablan de un mundo en ruinas y de una tierra baldía que ha agotado el ciclo clásico de la civilización. Sueñan con reunir los fragmentos desperdigados de la Historia, las teselas perdidas de un mosaico que reflejaba el orden platónico de la vida. Un orden que, curiosamente, se hace en verano casi más sensible que en cualquier otra estación: el baile dionisíaco de la juventud bajo la luz mediterránea, las horas dormidas a media tarde junto al ronroneo del televisor, las labores de la siega, las moscas argelinas que pautan la abulia de la mañana, la transparencia de las calles vacías de tráfico… Pero esa aparente calma no debe engañarnos: la vida sigue, nosotros envejecemos, nada se detiene. La atmósfera se carga de electricidad, augurando las tormentas de otoño. Sospecho que lo que queda de 2019 y 2020 no va a ser un curso sencillo.

Más de este autor

Yo ya soy libre

««Yo ya soy libre» es la réplica que se opone a la cultura de la cancelación. Cuando se nos silencia, se nos quiere sometidos y puros»

Opinión

En el principio

«La Biblia –como El banquete de Platón, el teatro de Shakespeare o el Quijote– son obras inmemoriales con las que los hombres vienen dialogando a través de los siglos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

El fantasma de la estanflación

«La inversión en España ha retrocedido un 3,1% en el segundo trimestre. Un dato preocupante que revela que las decisiones empresariales se están viendo frenadas por el retraso en la llegada de la ayuda europea»

Opinión

Jacobo Bergareche

Vosotros (los hombres)

«Lamentablemente hemos vuelto a una época en que el valor y la pertinencia de una historia, venga de donde venga, queda velada por el género (y el color) del cuerpo de quien la escribe»

Opinión