The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Doce neopalabras de 2017

Foto: Angel Diaz | EFE

Fundéu ha elegido doce palabras que definen el año que está al cabo de transir. El canon dice que el uso crea nuevas palabras para designar realidades también nuevas. Pero en muchas ocasiones lo que vemos es lo contrario: palabras sin más realidad que la voluntad de alguien de crear una realidad nueva. Veamos las palabras que ha elegido la fundación.

Aporofobia. Es una palabra inventada por Adela Cortina, resultado de unir a-poros (falta de recursos) y fobia. Una palabra que podría haberse formado en la Grecia clásica, si no hubiera parecido entonces un concepto absurdo. No es una novedad que un autor cree una palabra que alcance uso generalizado, como el “adolescente” de Luis de Góngora. Pronunciar aporofobia presupone que el rechazo que ciertas personas despiertan en otros se debe al hecho de que sean pobres, y no a su raza o cultura. Es un concepto extraño. Extraño a nuestra cultura cristiana, cuya principal idea social es la aporofilia. Ah, pero vivimos en una sociedad secularizada, casi lo olvido. Por otro lado, es un concepto muy de nuestra era. Pues en cualquier otra, desde hace apenas un siglo atrás, la pobreza ha sido la condición generalizada de nuestra especie.

Aprendibilidad. Cerremos la mirada a un pasado más reciente, recentísimo. Ya no trabajamos con sudor en la frente; no hay que hacer un desempeño físico. Creamos valor pensando, aplicando con creatividad e inteligencia el conocimiento. El nuevo trabajador tiene que demostrar tener la capacidad de adquirir nuevo conocimiento; tiene que tener aprendibilidad. El inglés crea nuevos términos con gran facilidad, como learnability. Pero algunos de esos neologismos traducidos encajan con dificultad en nuestro idioma.

Bitcoin. Será dinero cuando sea aceptado de forma generalizada como medio de intercambio. Pero su programada escasez (sólo pueden crearse 21 millones de unidades) parece destinarle a cumplir la función de depósito de valor, que es sólo una de las que cumple el dinero.

Destripe. Fundéu nos lo recomienda para evitar el anglicismo spoiler. Spoil, derramar, tiene también el sentido de echar a perder. Y es cierto que si nos cuentan el final de una historia sin dejar que ella lo vaya desvelando a su ritmo, pueden echar a perder su eficacia narrativa. Pero hay al menos una historia en la que no cabe ya el destripe porque conocemos su doloroso final desde hace dos milenios, y que sigue teniendo una abrumadora eficacia. Feliz Navidad, por cierto.

Machoexplicación. Hablando de traducciones forzadas. La neopalabra en inglés es mansplaining, una combinación entre hombre (man) y explaining (explicación). Se trada de una explicación condescendiente por parte de un hombre a una mujer. Puestos a maltratar nuestro ajado idioma, se podría haber traducido como hombrexplicación, pero “macho” sugiere una actitud más acerada. El término no parece reparar en la posibilidad de que un hombre hable a una mujer con una superioridad perfectamente asumible, como pueda ser el ejemplo de un profesor a una alumna. Y eso es porque hay ideas, como las que están detrás de este término, que suprimen a las personas reales, que les convierten en sombras de una realidad inmanente. Dicho sea con permiso de Platón. En este caso, esa realidad es la del hombre, la del varón, la del macho, con todas las connotaciones negativas, esenciales, e inextricables para cada una de sus pobres manifestaciones carnales.

Noticias falsas. La falsa noticia de las noticias falsas.

Odiador. Hombre o mujer comprometidos.

Soñadores (Dreamers). Dream es sueño, sí, pero es el acrónimo de una ley estadounidense que se refiere a los inmigrantes indocumentados que han llegado al país cuando eran menores de edad. Como aquéllo es una democracia y los legisladores quieren obtener éxito en sus iniciativas legislativas, recurren a trucos como llamar a una ley Development, Relief and Education for Alien Minors Act, DREAM Act, si hacemos el acrónimo. El sueño americano, la promesa de que cualquiera puede triunfar en ese país, sigue siendo válido, también para los inmigrantes ilegales.

Superbacteria. La eterna lucha del hombre por controlar la enfermedad.

Trans. Es válido si tienes prisa por referirte a un transexual o a un transgénero. O a transustanciar.

Turismofobia. Xenofobia con buena prensa. Xenofobia de un hombre o una mujer comprometidos.

Uberización. Emergencia de la economía de plataformas, en la que usuarios y proveedores son ambos clientes de una empresa.

No hay neolengua sin neopalabras, y yo recomiendo a todo el mundo que desconfíe de todo término que no conociese cuando abandonó el colegio.

Más de este autor

Los gritos

"Ortega Smith ha meado fuera del tiesto. El día estaba dedicado a una violencia específica de las que sufren algunas mujeres"

Más en El Subjetivo