Víctor de la Serna

El cielo amarillo de Pekín

A este cronista lo que más le ha impresionado de un par de visitas a la capital es ese cielo permanentemente amarillo de Pekín –hasta la noche es amarillenta-, con ese aire acre que te irrita la garganta y te agota al caminar.

Opinión

El cielo amarillo de Pekín
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

A este cronista lo que más le ha impresionado de un par de visitas a la capital es ese cielo permanentemente amarillo de Pekín –hasta la noche es amarillenta-, con ese aire acre que te irrita la garganta y te agota al caminar.

Pues que nos enteramos de que China ha multado a 652 empresas con un total de 1,67 millones de euros por contaminar el aire durante los cuatro primeros meses del año. Nos queda la duda de que sea 1,67 millones por empresa o 1,67 millones en total: en este caso, a 2.520 euros de multa cada una, da la impresión de que el incentivo para dejar de incumplir las normas es… más bien modesto, ¿no?

Visto el historial chino en cuanto a contaminación, esa modestia próxima a la burla no parece inverosímil, pero no nos pongamos en lo peor. Pongámonos en lo que dicen varias noticias recientes: que China por fin está moviéndose para atajar su problema medioambiental. Sería una buena noticia. A este cronista lo que más le ha impresionado de un par de visitas no es la Ciudad Prohibida, ni la Gran Muralla, ni el histórico Bund de Shanghai, ni el ambiente futurista con hoteles de más de 100 pisos en Guangzhou. No. Es ese cielo permanentemente amarillo de Pekín –hasta la noche es amarillenta-, con ese aire acre que te irrita la garganta y te agota al caminar. Contaminación a una escala inimaginable en Occidente.

La capital china es un lugar malsano para vivir. La quema a mansalva de carbón es la principal causa. Dicen que indirectamente pueden beneficiarse de la crisis entre Europa y Rusia por Ucrania, porque los rusos podrían venderles gas natural, más limpio. Pero hay muchos más problemas con un entorno dañadísimo: la desertificación avanza, dicen que ya a menos de 100 kilómetros de la capital. Son las contradicciones de un sistema que dicen menos voraz, más humano que el capitalismo occidental, con su denostada rapacidad. Ya. En fin: los chinos aún pueden decir que, a diferencia de la URSS, a ellos aún no les ha desaparecido un Mar de Aral.

Más de este autor

La era china

«Los sistemas cada día más sofisticados de control digital y de vigilancia por cámaras con reconocimiento facial nos tendrán dominados»

Opinión

¿Sabrá alguien reconstruir el centro?

«La reconstrucción de un centro moderado en la política nacional se ha convertido desde el domingo pasado en una prioridad acuciante. Más acuciante de lo esperado»

Opinión

Más en El Subjetivo

Argemino Barro

La tragedia del emperador Cuomo

«La tradición política neoyorquina es mafiosa y autoritaria. Las palancas de poder que subyacen en esta ciudad progresista, cosmopolita y multirracial suelen ser accionadas por individuos bregados, por no decir sin escrúpulos»

Opinión

José M. de Areilza Carvajal

Franklin rima con Biden

«Franklin también puede servir de inspiración al nuevo presidente para tejer una política internacional basada en alianzas, en vez de los pulsos y bravuconadas que han debilitado a Estados Unidos, en especial frente a China»

Zibaldone