Jordi Bernal

El gran teatro de Sánchez

«Salvo a los salvapatrias de Vox, el personal quiere pasar página, bajarse la mascarilla y verlas venir»

Opinión

El gran teatro de Sánchez
Foto: Toni Albir| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Sánchez es un hombre sin demasiadas sutilezas. Para presentar los indultos nada mejor que el Gran Teatro del Liceo en Barcelona. Allí le tenemos. Por todo lo alto. Se gusta. El buen soprano. No conoce el ridículo. Y tampoco la vergüenza. Tiene suerte de no tener a nadie enfrente. Carretera libre: a centro e izquierda. De hecho, empezamos a creer que es un hombre con suerte a secas.

Los indultos. ¿Le pasarán factura? No creo. El tema catalufo cansa. Cansa muchísimo. Salvo a los salvapatrias de Vox, el personal quiere pasar página, bajarse la mascarilla y verlas venir. Ya digo que el pájaro tiene suerte. Así que hasta le puede salir bien el oro de Europa. Sánchez habla de concordia con una voz que empalaga. Meliflua. Jesuítica. Es increíble. Cómo hemos alcanzado estas cotas de cemento armado. De cinismo. De carencia absoluta de escrúpulos.

Pero la suerte manda. Y Sánchez tiene suerte de que la oposición sea inexistente: una panda de patrioteros ondeando rojigualdas en la Plaza de Colón y pidiendo firmas por las esquinas de todos los rincones de España. La gran esperanza blanca es la Tatcherita cheli del comunismo o libertad. Ahí es nada. Con tanta polarización, esperemos sin embargo que la cosa se quede en pura bravuconería y no alcance la categoría de los garrotazos del cuadro.

Así que Sánchez seguirá con su función mientras la suerte esté de su lado. O sea mientras las ayudas se materialicen y se produzca una recuperación (macro)económica. Sánchez habla de concordia con la voz meliflua del guapo figurante que da el pésame en un funeral: «No somos nadie, señora», antes de perderse tras las bambalinas. Todo es pura representación. Gran Teatro. Nos tragamos la obra con una paciencia asombrosa. Con una docilidad admirable. ¡Mucha mierda, Sánchez! ¡Mucha mierda!

   

Más de este autor

SuperSánchez

«En cualquier caso, ya que la gira por los Estados Unidos ha sido poco lucida, por lo menos el presidente se ha llevado unos cuantos piropos anónimos»

Opinión

Días de vacaciones

«El nuevo Gobierno está confeccionado para la salida de la pandemia y un escenario de reactivación económica con fondos europeos de por medio»

Opinión

Más en El Subjetivo

Marcos Ondarra

Medallas contra Vox

«No he visto a ningún perfil público de Vox lamentarse por la medalla de Peleteiro, pero sí a muchos triangulitos rojos que no han celebrado una victoria española en su vida, Hulio, utilizar el triunfo para intentar vendernos sus monomanías»

Opinión