Gemma Bargues

El negocio chino de nacer, parir y morir

¿Qué problema grave sufre la mente humana para anteponer la fe a la vida? Me niego a aceptar que este tipo de tradiciones sigan dejándose como herencia a futuras generaciones; la muerte de estas dos madres no servirá para frenar el obsesivo control demográfico en China y que hace que, cada año, más de 10.000 bebés sean abandonados. Porque en el Gigante Asiático todo es negocio, desde que naces y pares, hasta que mueres.

Opinión

El negocio chino de nacer, parir y morir
Gemma Bargues

Gemma Bargues

Periodista. Responsable de Proyectos en Connect-U. Imposible vivir sin pedalear.

¿Qué problema grave sufre la mente humana para anteponer la fe a la vida? Me niego a aceptar que este tipo de tradiciones sigan dejándose como herencia a futuras generaciones; la muerte de estas dos madres no servirá para frenar el obsesivo control demográfico en China y que hace que, cada año, más de 10.000 bebés sean abandonados. Porque en el Gigante Asiático todo es negocio, desde que naces y pares, hasta que mueres.

Dicen que ser mamá es de lo más maravilloso que le puede pasar a una mujer. Un flechazo de amor incondicional y un cambio radical en tu orden de prioridades; ya no eres tú, sino él. Pues no: si acabas de parir y vives en China, puede que el tema se vuelva un poco menos romántico; y sino, que se lo pregunten a las dos mujeres que han fallecido en Shanghái por hacer culto al “zuoyuezi”, una especie de reclutamiento postparto que, lejos de fortalecer el vínculo madre-hijo, lo debilita; en el caso de estas dos mujeres, lo rompe para siempre.

Y no es de broma; la lista de normas que impone esta tradición milenaria es para echarse a temblar. Un mes entero, tal que así: pasar todo el tiempo postrada en la cama, lejos de las ventanas. Nada de aire acondicionado ni duchas. Las más estrictas no leen ni ven la televisión. Y cuidado con mostrar grandes expresiones de sentimientos, como llorar o reír, no es sano. Y lo que más impotencia me causa: no deben tener al bebé en brazos demasiado tiempo porque se cree que éste puede volverse excesivamente dependiente.

Dudo mucho que una buena madre, pensad en la vuestra, fuera capaz de dejarse morir y renunciar a su hijo por ser fiel a una creencia que nada tiene que ofrecerle. Al contrario, les ha arrancado la vida, a ellas y a sus recién nacidos.

¿Qué problema grave sufre la mente humana para anteponer la fe a la vida? Me niego a aceptar que este tipo de tradiciones sigan dejándose como herencia a futuras generaciones; la muerte de estas dos madres no servirá para frenar el obsesivo control demográfico en China y que hace que, cada año, más de 10.000 bebés sean abandonados. Porque en el Gigante Asiático todo es negocio, desde que naces y pares, hasta que mueres.

Más de este autor

Un milagro llamado Hope

No hace mucho me dijo una amiga que ya estaba bien de escribir siempre sobre noticias malas; que por qué no me daba nunca por relatar historias bonitas, esas que te hacen sonreír con solo leerlas y que, aunque sea por un minuto, te alejan del vertedero informativo en el que se ha convertido este mundo, el de las noticias que venden. Véase terrorismo islámico o violencia de género. Aunque lo de vertedero también va por los “sálvames” y “deluxes” varios, claro.

Opinión

Dibujos que sanan

Sus manos están manchadas de rotulador. No es sangre, pero como si lo fuera. Esas pequeñas manchas de color azul y rosa –también en su frente- no salen de un campo de batalla ni del cuerpo muerto o herido de nadie, pero como si lo fuera. Solo es una niña que no entiende de guerras, de acuerdos internacionales ni tampoco de disparos. Sí entiende –y en esto es más experta que muchos adultos- qué se siente siendo víctima de ellas, las guerras; hambre, sueño, frío, enfermedad, soledad, morriña, abandono, trauma.

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Claudio de Ramón

El edicto de la diversidad

«Temo que medidas así, que en su benevolencia buscan curar las heridas que en el pasado produjo la incomprensión del hecho de ser diferente, solo consigan hacernos más conscientes de nuestras diferencias»

Opinión