Paco Segarra

El obrero, ese desconocido

Loss intelectuales de izquierdas son clasistas y les gusta teorizar sobre la clase obrera desde restaurantes japoneses, como hace Ignacio Escolar, vistiendo camisas de "El Ganso"

Opinión

El obrero, ese desconocido
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Loss intelectuales de izquierdas son clasistas y les gusta teorizar sobre la clase obrera desde restaurantes japoneses, como hace Ignacio Escolar, vistiendo camisas de «El Ganso»

La socialista Bachelet ha ganado las elecciones chilenas. Yo no sé si esta señora ha conocido a algún obrero en su vida. Karl Marx no sólo no conoció a ninguno, sino que los despreciaba como buen burgués. Engels tampoco les tenía gran aprecio; los intelectuales de izquierdas son clasistas y les gusta teorizar sobre la clase obrera desde restaurantes japoneses, como hace Ignacio Escolar, vistiendo camisas de «El Ganso». A mí me gustan mucho los restaurantes japoneses y las camisas de El Corte Inglés, pero yo soy un reaccionario y no un revolucionario, valga el ripio. Como decía Gómez Dávila, un revolucionario es un funcionario en potencia.

Mi compañero -de The Objective, no de copas-, Pablo Iglesias, dice que vive en Vallecas y es posible que conozca obreros e incluso es probable que confraternice con ellos. Tiene pinta de sincero, aunque algunos le sacan eso de que cobra de Maduro, y no sé si es un bulo con mala leche de los que inventan periodistas poco escrupulosos, cosas del oficio, vaya.

Un servidor conoció obreros como el Cecilio, que era franquista y se hizo de CC.OO, lo cual duró hasta que montó un tallercito y envió el paripé comunista a tomar viento. El Maximiliano se hizo sociata y lo sigue siendo y vive modestamente, como Anguita. Y el Eustasio tiraba hacia el PCE y mi padre venía a decirle que tenía que leer a José Antonio, ese socialista vestido de católico bajo una bandera que es un calco de la rojinegra de aquellos anarquistas de la CNT, salvajes pero honrados.

Los obreros de ahora tiran de iPhone y de Seat León y son más pragmáticos que sus padres, porque han descubierto que el Ché era un pijo de la familia Guevara Lynch-De la Serna y sólo se acuerdan de él cuando lavan la camiseta con algún detergente de Procter&Gamble. Todo tan capitalista, ya ven.

Espero que Bachelet no estropee Chile como hizo aquel Allende que lo dejó hecho unos zorros. O sea.

O sea, así, de postre, es un final de Umbral -otro ripio, qué día tengo-, a quien Cela puteaba a conciencia y a quien copian tan mal los aprendices de periodista que pululan por el mundo.

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Grau

Hambre de Girona

«La resistencia “galdosiana” de Gerona no es que haya sido borrada de la historia oficial catalana…pero sí se ha intentado que pase sin pena ni gloria»

Opinión