Jose Maria Inigo

Elvis Vive

Ni las imágenes que estos días nos llegaban de los Estados Unidos mostrándonos un país casi polar, conseguían el mismo efecto que el anuncio de la imputación de la infanta Cristina.

Opinión

Elvis Vive

Ni las imágenes que estos días nos llegaban de los Estados Unidos mostrándonos un país casi polar, conseguían el mismo efecto que el anuncio de la imputación de la infanta Cristina.

Ni las imágenes que estos días nos llegaban de los Estados Unidos mostrándonos un país casi polar, conseguían el mismo efecto que el anuncio de la imputación de la infanta Cristina. El pueblo llano parece respirar a gusto al enterarse. Que la monarquía española no pasa por sus mejores momentos lo sabemos todos, y lo saben ellos. La posible imagen de una infanta declarando en el banquillo o entre rejas, no figuraba ni en el guión de los más fantasiosos. Pero así es la vida. Sorpresas te da la vida, que decía una canción.

Y mientras, el mundo sigue desmoronándose. Más muertos en Irán, el ISIS sirio ejecuta a cincuenta civiles, y en Iraq tanques y tropas llegan a Faluya y se habla de una “violencia sin fin”. O sea, lo de siempre. O casi. 

Un amigo mío decía hace unos días que la mejor prueba de que existen los extraterrestres es que aún nadie ha querido ponerse en contacto con nosotros. Si alguien nos está observando, es lógico que no quieran saber nada de nosotros. 

Para colmo de males, cincuenta bomberos y policías de Nueva York, considerados héroes  por los acontecimientos del 11-S, resulta que se hacían pasar por lisiados víctimas de la catástrofe y así cobrar de los seguros, cuando estaban en plena forma. Una mentira, una estafa. De héroes a villanos en unas horas. Los americanos están que trinan con ellos. Y con razón.

A este lado de la cosa, también lo de siempre. Más pateras con pobres infelices tratando de sobrevivir jugando a la ruleta de la fortuna en el Mediterráneo, y como cada 8 de Enero, los fans de Elvis, gritando como locos que el rey del rock sigue por ahí vivito y coleando, en secreto, eso sí. Claro que con los casi 80 tacos que hubiera cumplido hoy, habría que ver como estaba su famoso tupé. 

Más de este autor

No son de aquí

En esta parte del mundo, nos quejamos de los malos tiempos que nos están tocando vivir. Es el Apocalipsis de la crisis económica, la corrupción y el paro. Comparado con las desgracias de otros lugares, nada.

Opinión

Levántate y anda

En la calle, lo de siempre. Las radios anunciaban esta mañana de que una de cada cuatro familias está en el umbral de la pobreza.

Opinión

Más en El Subjetivo

Marcos Ondarra

Medallas contra Vox

«No he visto a ningún perfil público de Vox lamentarse por la medalla de Peleteiro, pero sí a muchos triangulitos rojos que no han celebrado una victoria española en su vida, Hulio, utilizar el triunfo para intentar vendernos sus monomanías»

Opinión