Francisco Pou

En blanco

La muerte en la cuneta. La cuneta es lugar común de esta miseria. Como un paradigma de la pobreza de espíritu de quién no es capaz de llevar un camino coherente, como quien piensa en la cuneta de sus curvas de cerebro, sin acertar en ningún acierto.

Opinión

En blanco

La muerte en la cuneta. La cuneta es lugar común de esta miseria. Como un paradigma de la pobreza de espíritu de quién no es capaz de llevar un camino coherente, como quien piensa en la cuneta de sus curvas de cerebro, sin acertar en ningún acierto.

Las victorias y las guerras que se diseñan en despachos suelen traer fotos como estas, de pobres desgraciados descalzos, a punto de su ejecuciones, tan miserables como los que empuñan fusiles dispuestoos a la matanza. Hay formas de morir. Hay formas de matar. La de esta gente, es la más miserable de ambas. La muerte en la cuneta. La cuneta es lugar común de esta miseria. Como un paradigma de la pobreza de espíritu de quién no es capaz de llevar un camino coherente, como quien piensa en la cuneta de sus curvas de cerebro, sin acertar en ningún acierto. Tiro a la nuca en la cuneta, es también la helada tragedia de tantos pueblos de España en nuestra última guerra, donde no había camino coherente, sino venganza, vendetta, en nombre de revoluciones y en nombre de dioses falsos.

Es cierto que la mayoría de estos asesinatos miserables, recogidos en miles de fotos, que suben a la red desde muchos lugares del globo, tienen el nombre de Dios en el pie de foto, de Dios en cualquiera de sus nombres; la mayor estafa vital con la que uno puede ser más miserable que todas las miserias: «tomar el nombre de Dios en vano», desde hace tres mil años, estaba grabado en una tabla como la más próxima miseria a la primera: no reconocer la Verdad, no estimarla como lo mas preciado. Las fotos de los martirios; en nombre de Dios mueren los muertos, en nombre de Alá mata la ignorancia, el orgullo, el odio, la miseria intelectual de la cuneta.

Estamos en años de Guiness macabro. Nunca antes en la Historia habían muerto tantos mártires. Tomando el nombre de Dios en vano se mata en nombre de Dios. Hoy, me acordaba de otros mártires, muertos en nombre de otro Dios falsificado. Son millones de niños que morirán sin foto, como los de la cuneta. Y sin embargo es más mísera su miseria, en nombre del progreso y de libertades falsas, para cerebros de cuneta, que adoran al Dios del Progreso ofreciéndoles cuerpecitos poniéndoles nombres de tumores y dolencias. Esos niños, en nombre del cruel Dils del progreso no verán el sol. Algún día no muy lejano, estudiarán nuestros sucesores las cifras de espanto con el que se tejen esas tragedias. No morirán en vano a quienes matan tomando el nombre de Dios en vano.

Más de este autor

Escribir para siempre

Es que en un concierto puede sonar explícito una máquina de escribir, la carga de una caballería, un cañón, o un barbero de Sevilla. Pero no un ordenador. Los ordenadores no han traído aún mejores escritores.

Opinión

Niños muertos por guerras y etiquetas

Los niños antes se ‘reconocían’ y eran reconocidos por su entorno, su ascendencia evidente, incluso el oficio familiar. Ahora se reconocen y registran, se registran para siempre en forma de dígitos, incluso asignando una ‘firma digital’ .

Opinión

Más en El Subjetivo

Carlos Mayoral

El mito de la muerte en Unamuno

«Esto demostraría que para acallar al hombre no podían hacer otra cosa que lo que mejor sabían hacer: asesinar. Lo que ya no era tan fácil de saber es que, después de la voz, venía el mito»

Opinión

Víctor de la Serna

El mal menor es el bien mayor

«Biden es un señor mayor, ex vicepresidente, sin enormes talentos políticos ni planes novedosos, pero a estas alturas el mal menor, si se trata de una persona digna, se convierte en el bien mayor»

Opinión