Jordi Bernal

Érase una vez la ficción

"Ellroy es huésped de otra época. Es un privilegiado que se pasea por la vida sin gadgets de esclava tecnología puntera. Desconoce el campo de concentración de internet y ya hace años que decidió tirar el televisor por la ventana de casa"

Opinión Actualizado:

Érase una vez la ficción
Foto: Thibault Camus
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Llega la nueva de Ellroy. La segunda parte de su nuevo cuarteto de Los Ángeles. Llega nuevo tocho placentero del autodenominado Demon Dog de la novela negra norteamericana. Todavía está pendiente hincarle el diente, pero, teniendo en cuenta la grandeza de Perfidia, su primera parte, promete horas de delirante diversión. De momento nos contentamos con sus suculentas entrevistas de promoción. Cumple profesionalmente con su personaje de chucho con malas pulgas pero con un corazón menos tenebroso que el que se afana en enseñar a las cámaras. Ellroy es huésped de otra época. Es un privilegiado que se pasea por la vida sin gadgets de esclava tecnología puntera. Desconoce el campo de concentración de internet y ya hace años que decidió tirar el televisor por la ventana de casa. En todas sus entrevistas habla pestes de Chandler (mal) y maravillas de la última película (novena y grandiosa) de Tarantino (bien). No puedo estar más de acuerdo con el can de averno del thriller de quiosco cuando se quita el sombrero y enseña su calva al sol ante el postrero canto al cine tarantiniano.

Érase una vez en Hollywood es una demencial carta de amor y una maravillosa evocación de una infancia adicta a la televisión y al cine sin excesos antipáticos de glucosa. Le salva el humor, el desmadre y la más absoluta libertad sin filtro. El film es, como las novelas de Ellroy, la crónica fantaseada de un tiempo y una ciudad. Con sus cines, su música, sus coches largos y fiables como buques antiguos, sus hippies predispuestas, sus neones incitantes y la tragedia esperando al final de un infernal Cielo Drive. Pero (y ahí una de las genialidades de Érase… que seguramente ha fascinado al novelista) la ficción sirve también para vengar las trágicas putadas de la realidad en una catarsis sangrienta e ígnea que no tiene desperdicio y supone el impecable colofón lisérgico a tres horas de metraje. Larga vida a ese LA que ya sólo puede filmarse/escribirse desde el refugio de la nostalgia.

Más de este autor

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión

Sin complejos

«Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

Opinión

Más en El Subjetivo

Carlos Mayoral

El mito de la muerte en Unamuno

«Esto demostraría que para acallar al hombre no podían hacer otra cosa que lo que mejor sabían hacer: asesinar. Lo que ya no era tan fácil de saber es que, después de la voz, venía el mito»

Opinión

Víctor de la Serna

El mal menor es el bien mayor

«Biden es un señor mayor, ex vicepresidente, sin enormes talentos políticos ni planes novedosos, pero a estas alturas el mal menor, si se trata de una persona digna, se convierte en el bien mayor»

Opinión