Roberto Herrscher

Esta ballena sí que está jorobada

¿Quién salvará a la ballena jorobada? Nosotros, si dejamos de mirar a las especies en peligro como en un casting de moda: hermosos, feos, horribles o estrambóticos, los animales no deben desaparecer como especie si podemos evitarlo. Sin el canto y los saltos de las ballenas jorobadas, los jorobados terminaremos siendo los humanos.

Opinión

Esta ballena sí que está jorobada
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

¿Quién salvará a la ballena jorobada? Nosotros, si dejamos de mirar a las especies en peligro como en un casting de moda: hermosos, feos, horribles o estrambóticos, los animales no deben desaparecer como especie si podemos evitarlo. Sin el canto y los saltos de las ballenas jorobadas, los jorobados terminaremos siendo los humanos.

Hay animales que nacen con suerte. El panda. El delfín. El tigre. La zebra. El oso hormiguero. Son bonitos, fotogénicos, sexys, de solo verlos despiertan la simpatía del público, las ganas de dar dinero a la ONG o colaborar con la agencia de la ONU que ponga el retrato en su póster. Cuando la foca bebé te mira a los ojos, ya vas llevando la mano al bolsillo. Cuando un dentista malvado osa cazar al león Cecil, tan bello él, se desata la furia en las redes sociales.

Pero no todos los animales en peligro de extinción tienen la fortuna de nacer tan atractivos. Algunos son feos sin remedio, repugnantes, de “quítame de ahí ese bicho”. Esos lo tienen mucho más difícil encontrar quién los defienda. No aparecen en las campañas publicitarias de organizaciones ecologistas, no se convierten en logos de campañas. No nos gustan.

En esta categoría entra uno de los mamíferos marinos más impactantes: la ballena jorobada. Son muy grandes (pesan hasta 30 toneladas y su cola mide hasta 12 metros), cantan más y mejor que casi todas las demás ballenas, y saltan con gracia fuera del agua. Lamentablemente, esta sociabilidad las hace presa fácil de los balleneros: quedan solo 15.000, y en los últimos años su número está bajando de forma alarmante.

No son la única especie en peligro, por supuesto. Cuenta Natalia Angulo Haynes en su Subjetivo de esta semana que según la revista científica ‘Science’, “por culpa de los seres humanos, desde el año 1500 han desaparecido 322 especies de vertebrados”.

Desde que apareció vida en la Tierra, unas especies se han extinguido y otras nuevas han aparecido. Pero ahora somos nosotros los culpables, y muchas de las especies que desaparecen son esenciales para otras y para los ecosistemas en los que viven. En tierra firme, los países pueden ejercer algo de control. En mar abierto, todavía rige la ley de la selva. Las criaturas marinas son de todos y no son responsabilidad de nadie. La caza de ballenas se sigue practicando y se defiende como una tradición cultural por países como Japón, Noruega e Islandia.

¿Quién salvará a la ballena jorobada? Nosotros, si dejamos de mirar a las especies en peligro como en un casting de moda: hermosos, feos, horribles o estrambóticos, los animales no deben desaparecer como especie si podemos evitarlo. Sin el canto y los saltos de las ballenas jorobadas, los jorobados terminaremos siendo los humanos.

Más de este autor

Roger Moore y los actores de nuestra vida

Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

Opinión

Treinta mil

Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión