Ferran Caballero

Hacerse el tuerto

«Estas protestas sólo son excepcionales para quien no había vivido otras, para quien no había sufrido o protagonizado otras»

Opinión

Hacerse el tuerto
Foto: Enric Fontcuberta| EFE
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Estas protestas sólo son excepcionales para quien no había vivido otras, para quien no había sufrido o protagonizado otras. Es decir, para quienes olvidan demasiado rápido y para quienes nacieron demasiado tarde y justo llegan ahora a este mundo loco en el que habitamos los adultos. 

En Barcelona, y que yo recuerde, a bote pronto, en los últimos años se han quemado cosas y asaltado tiendas para protestar contra de la Guerra de Irak, la globalización, el Plan Bologna, las sentencias del Procés e incluso para celebrar los títulos del Barça de Guardiola. Las comparaciones históricas en las que se amparan estos días los revolucionarios, por ingenuos o por cínicos, para justificar la violencia, adolecen de un sesgo se supervivencia por el cual sólo nos acordamos de dos o tres revoluciones que triunfaron y no de las incuantificables que fracasaron y fracasan a diario.

Estas son, además, comparaciones de una enorme complejidad y exigen un estudio lento y metódico que casa muy mal con el entusiasmo del momento. Las comparaciones histéricas, en cambio, podrían conformarse con estas experiencias, mucho más cercanas en el tiempo y en el espacio, para medir la utilidad, e incluso la moralidad, si se atreven, de la nueva y esta vez seguro que definitiva revolución. 

En todas las ocasiones anteriores, la violencia fue tremendamente útil. Sirvió para que algunos se hicieran con un par de bambas nuevas, un jamón y un par de recuerdos que el tiempo haría heroicos. Sirvió para que algunos boomers se pusieran nostálgicos al ver el fuego por la tele y para que otros perdieran el negocio, el ojo o las ganas de hacer el tonto. Sirvió incluso en algunos casos para recordarnos a los viejos que en un mundo como el nuestro la violencia es, muy a menudo, la forma más cara de aprender cosas muy básicas. Que no sólo con sangre entra la letra y que las lecciones que nos da la violencia son tan duras, tan trágicas a veces, que suelen llevarse en silencio. Lecciones como las del 1-O, por ejemplo, de las que ningún partido de gobierno se atreve a presumir, de las que ningún partido indepe admite darse por enterado y que quizás tengan algo que ver con esa ley tan triste, ¿la más triste de las leyes?, que dicta que para reinar entre ciegos uno debe hacerse el tuerto.

Más de este autor

Contra el virus vale todo

«A ver si al final el fascismo y la mentira van a ser las únicas maneras de acabar con el insoportable bullshit que gobierna discusión pública en este país»

Opinión

Blocks

«Tenemos en el gobierno a unos revolucionarios acomplejados, que son siempre los más peligrosos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Freire

Tendido fresco al asombro

«El autor, que cuenta con una de las mejores prosas del ensayismo español, se tiende fresco al asombro, por decirlo con el verso de Jorge Guillén, y observa el mundo con los ojos de un niño»

Opinión

José Carlos Llop

Edimburgo

«El duque de Edimburgo fue un hombre ambicioso y esta ambición, dos pasos detrás o no, se le dibuja en una boca que en muchas imágenes se convierte en fauces»

Opinión

Ricardo Dudda

Cercas cancelado

«Según el relato independentista, los catalanes están oprimidos por los españoles y no existe la posibilidad de que haya catalanes (independentistas) oprimiendo a otros catalanes (no independentistas). Una vez construida esa idea interesada del privilegio, toda deshumanización vale»

Opinión