Manuel Arias Maldonado

In vino veritas

La antigüedad misma del proverbio latino, ya en circulación bajo otra forma entre los griegos, expresa una fuerte convicción colectiva que ve en el alcohol un desactivador de convenciones sociales. Ni que decir tiene que éstas nos mantienen en estado de falsedad y su remoción nos aproxima a la verdad. De ahí la popularidad del lugar común según el cual sólo los niños y los borrachos son sinceros; los demás, pues, mentimos. Si la vida social es un teatro de apariencias donde tenemos que ejecutar nuestra propia performance con fines adaptativos, el alcohol derribaría la cuarta pared y nos igualaría a todos en un sincero abandono de sí. ¡Abajo las máscaras! Por eso hablaba el poeta de un "don de la ebriedad": el regalo consiste en emanciparnos del personaje que hemos elegido para las horas en que permanecemos sobrios.

Opinión

In vino veritas
Manuel Arias Maldonado

Manuel Arias Maldonado

Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga y colaborador habitual en prensa y medios culturales.

La antigüedad misma del proverbio latino, ya en circulación bajo otra forma entre los griegos, expresa una fuerte convicción colectiva que ve en el alcohol un desactivador de convenciones sociales. Ni que decir tiene que éstas nos mantienen en estado de falsedad y su remoción nos aproxima a la verdad. De ahí la popularidad del lugar común según el cual sólo los niños y los borrachos son sinceros; los demás, pues, mentimos. Si la vida social es un teatro de apariencias donde tenemos que ejecutar nuestra propia performance con fines adaptativos, el alcohol derribaría la cuarta pared y nos igualaría a todos en un sincero abandono de sí. ¡Abajo las máscaras! Por eso hablaba el poeta de un «don de la ebriedad»: el regalo consiste en emanciparnos del personaje que hemos elegido para las horas en que permanecemos sobrios.

Si bien se mira, reluce aquí la superstición de la autenticidad. Se asume automáticamente que la verdad individual yace aplastada bajo sus represiones, conforme al modelo freudiano, en lugar de entender la subjetividad como un inevitable compuesto de influencias diversas de todo orden. Todo el lenguaje publicitario nos anima, de hecho, a emprender idéntico camino de liberación, llamándonos a ser «nosotros mismos». No por casualidad, el alcohol es también un recurso clásico del interrogador sibilino y del seductor vacilante, empeñados ambos en extraer suavemente de su acompañante aquello que se resiste a entregarles: variantes de la hipnosis.

En realidad, nada hay de nuevo en la autoproducción de estados alterados de conciencia. El historiador Daniel Smail ha sugerido que la historia humana puede verse como una secuencia de modificaciones de nuestros estados mentales por medios artificiales. Éstos incluyen el alcohol, el café, la novela, el erotismo, el centro comercial o el videojuego: mecanismos autotrópicos de cuya influencia no siempre somos del todo conscientes. Y es que somos seres abiertos a influencia, un dato antropológico fundamental para entender el entero aparato humano.

In vino veritas, in aqua sanitas, concluían los antiguos. Pero con ello planteaban menos un consejo médico que una dialéctica de imposible síntesis. Y en eso no podían ser más modernos.

Contexto

    Más de este autor

    Me alegra que me haga esa pregunta

    «Así que quizá haya llegado el momento de la franqueza, de que nuestros representantes hablen con la claridad necesaria: me alegra que me haga esa pregunta, porque no la voy a contestar»

    Opinión

    En la diana

    «En la política democrática se pueden hacer muchas cosas, menos perder las formas: porque son la sustancia»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Aloma Rodríguez

    Vuelta al cole

    «La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

    Opinión

    Jordi Bernal

    'The Wire' en Twitter

    «Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

    Opinión

    Nuria Val

    Podemos y su ofensiva contra el Rey

    «Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

    Opinión