Miguel Aranguren

La boca del lobo

A partir de los doce años –o cuando quiera que los padres, los abuelos, los tíos u otro idiota les regale un móvil- los niños dejan de dormir. El sueño se les rompe como pompas de jabón cuando, al declinar el día, las horas que deberían dedicar al juego creativo, a la lectura, a la tertulia familiar se ve asaltado por una pantalla. No una pantalla comunitaria, esa del televisor a la que (lo cuentan las películas españolas en blanco y negro y hasta las tiras cómicas de Bruguera y del TBO) se sumaban parientes y vecinos, sino las pantallas individuales, agujeros abiertos a los círculos del infierno de Dante, tanto da que muestren a un muñeco animado que debe sobrevivir a cientos de pruebas o a un rapado que le suelta una patada a una chica que pasea por el parque mientras otro desgraciado graba la escena entre carcajadas.

Opinión

La boca del lobo
Miguel Aranguren

Miguel Aranguren

Escritor y cazatalentos literarios entre los jóvenes de España. Pintor, escultor y viñetista. Articulista de opinión. Mi web: www.miguelaranguren.com

A partir de los doce años –o cuando quiera que los padres, los abuelos, los tíos u otro idiota les regale un móvil- los niños dejan de dormir. El sueño se les rompe como pompas de jabón cuando, al declinar el día, las horas que deberían dedicar al juego creativo, a la lectura, a la tertulia familiar se ve asaltado por una pantalla. No una pantalla comunitaria, esa del televisor a la que (lo cuentan las películas españolas en blanco y negro y hasta las tiras cómicas de Bruguera y del TBO) se sumaban parientes y vecinos, sino las pantallas individuales, agujeros abiertos a los círculos del infierno de Dante, tanto da que muestren a un muñeco animado que debe sobrevivir a cientos de pruebas o a un rapado que le suelta una patada a una chica que pasea por el parque mientras otro desgraciado graba la escena entre carcajadas.

Los niños dejan de dormir porque tienen las manos imantadas al móvil. Lo quieren a todas horas (también las tabletas que no marcan números de teléfono), incluso cuando deberían dejarse acunar por Morfeo para disfrutar, como Little Nemo, de la aventura mutante y surrealista de la noche. ¡Pobres criaturas! No son capaces de imaginar la casita de chocolate de Hansel y Gretel, pero sus ojos presencian en soledad la inmundicia de los hombres, un vertedero de violencia y lujuria en el que todo se vende, se rifa, se subasta. Hasta el alma misma cabe en el rectángulo iluminado que atrapan codiciosos como quien tiene preso al mundo, dueños de un universo virtual para el que no es necesario la familia ni los amigos, los juegos ni Dios.

No son los únicos que entregan las horas sacras de la madrugada a pelearse a golpe de botones, a asistir en primicia a la proyección en streaming de la nueva temporada de un serial televisivo o a enviar mensajes a las inicuas comunidades del wasap. También sus padres le hacen muescas a la noche con una pantalla delante de la inteligencia, haciendo del silencio y la oscuridad una boca del lobo en la que no hay testigos, poniendo toda la carne en el asador para no poder rendir al día siguiente, para acabar -¡el Cielo no lo quiera!- empotrados contra la mediana de la autopista con un teléfono entre los dedos.

Contexto

    Más de este autor

    Disfrutar el privilegio

    Las vacaciones son el mejor invento de la sociedad tardo-burguesa, un hecho institucionalizado, reconocido y protegido por la Ley, que nos garantiza una serie de semanas de feliz asueto, además de los sábados y domingos, fiestas, puentes y “moscosos” –para los funcionarios a quienes les caiga esta breva-, que son un suma y sigue que, bien utilizados, garantizan una ristra de días libres que añadir al calendario de las fechas marcadas en rojo, color que para estos menesteres deja de ser el aviso de un peligro para convertirse en señuelo de disfrute.

    Opinión

    Nuestros albinos

    No es cuestión de cifras porque los hombres nos contamos de uno en uno: yo y mis circunstancias; tú y las tuyas; él y las suyas… sujetos de una historia, un presente y, ojalá, un futuro prometedor. No somos pollos que eclosionaron en una incubadora, sin madre ni padre, amarillos todos y más o menos el mismo gramaje. Somos hombres y precisamos pensarnos y nombrarnos con individualidad, seguros de que la vida nos estaba esperando, de que el mundo no giraría del mismo modo si no se nos hubiese ofrecido la oportunidad de tomar una primera bocanada de oxígeno.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Pablo de Lora

    El “oui” de las discapacitadas

    «Bajo este paradigma radical que, en materia de discapacidad, se ha abierto paso, debemos estar dispuestos a aceptar que pueda estimarse y prevalecer la voluntad de toda persona mayor de edad, independientemente de su madurez o capacidad cognitiva»

    Opinión