Melchor Miralles

La ciénaga del PP y las amenazas a las “zorras”

Siempre es el penúltimo capítulo. Queda mucha porquería por salir a flote, pero los desagües del asunto del Canal de Isabel II, la detención de Ignacio González y algunos de los suyos, evidencia el grado de indecencia que anida en buena parte de la dirigencia popular instalada en el poder al abrigo de José María Aznar y Esperanza Aguirre, y abre la espita a una derivada hasta ahora inexplorada, pero que puede ser un filón: el papel de algunos medios de comunicación que se la vienen mamando al PP desde hace años con entusiasmo digno de mejor causa.

Opinión

La ciénaga del PP y las amenazas a las “zorras”
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

Siempre es el penúltimo capítulo. Queda mucha porquería por salir a flote, pero los desagües del asunto del Canal de Isabel II, la detención de Ignacio González y algunos de los suyos, evidencia el grado de indecencia que anida en buena parte de la dirigencia popular instalada en el poder al abrigo de José María Aznar y Esperanza Aguirre, y abre la espita a una derivada hasta ahora inexplorada, pero que puede ser un filón: el papel de algunos medios de comunicación que se la vienen mamando al PP desde hace años con entusiasmo digno de mejor causa.

 

La ciénaga del PP es insondable. Manda huevos que Rajoy, máximo responsable del partido, a la vista de los indicios existentes, no pusiera pie en pared y haya sido el artífice de una investigación interna para depurar responsabilidades y poner a los responsables en manos de la Justicia. Pero no. Rajoy siempre quieto, a la espera de que escampe, él no sabe nada, como los monos de Gibraltar, no ve, no escucha, no habla. Y así va la cosa.

 

El Canal de Isabel II en la picota porque Cristina Cifuentes no ha tragado y ha colaborado con la Justicia. De esta o sale reina madre o a casa. Tiene enemigos potentes. Y del Canal de Isabel II a Aguas de Barcelona hay un paso. Y aparece “El príncipe de las tinieblas”, Mauricio Casals, pope de uno de los dos grupos mediáticos que cortan el bacalao, junto a Marhuenda, el omnipresente con sus perros. Se referían a Cifuentes y su jefa de prensa como “zorras” y “putas”. Iban a por ellas sin la razón y con La Razón. El televisivo director a saco, sin cortarse un pelo. Ambos, el capo y el asistente, actuando como jamás deben actuar el editor y el director de un medio que se precie. Amenaza en ristre, con la mentira como munición, el chantaje como práctica habitual, y no al servicio de los ciudadanos sino del poder y de sus intereses personales. La ciénaga y la inmoralidad es supina. Y queda mucha tela que cortar. Y Rajoy calladito. ¡Que vergüenza!

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión

Jordi Bernal

Una épica gris

«La ciudadanía necesita un proyecto político que cambie de opinión según los dictados de la realidad y que recupere para el odioso marketing político la actitud artesanal del ‘háztelo tú mismo’ punk»

Opinión

Pilar Marcos

Un espía en la alcantarilla

«La decisión política del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de evitar a toda costa cierres totales e indiscriminados tiene así en el Vigía una herramienta científica de apoyo»

Opinión