José Carlos Rodríguez

La conversación

“Esto no puede seguir así”, ha dicho Florencio Almeida, portavoz de la asociación portuguesa de los taxis. “Esto” es que hay una tecnología que hace que su negocio sea obsoleto, como los conductores de rickshaw, esos carritos chinos de tracción humana, frente a la moto que circula por las calles de aquél país en ruidosas riadas. 

Opinión

La conversación
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

“Esto no puede seguir así”, ha dicho Florencio Almeida, portavoz de la asociación portuguesa de los taxis. “Esto” es que hay una tecnología que hace que su negocio sea obsoleto, como los conductores de rickshaw, esos carritos chinos de tracción humana, frente a la moto que circula por las calles de aquél país en ruidosas riadas. 

Un taxista es una persona que sabe conducir, lo cual no añade mucho valor en una sociedad en la que todo quisque lo hace. Podía presumir de conocer los entresijos de la ciudad, situar al santoral y al panteón de hombres ilustres sobre el entramado de sus calles, y llevarte de memoria a los hitos del lugar. Pero eso era antes de que una máquina sepa guiarnos por el mejor camino, a ellos los primeros, con un conocimiento puntual sobre el flujo del tráfico. Al final, una barrera administrativa es lo que le protege ante la competencia del hombre de la calle. Si hasta ellos se quejan de que quienes les “quitan” el trabajo no tienen preparación alguna más allá de conducir. No la necesitan.

Uber ha sabido organizar eficazmente esa competencia con chóferes de ocasión, y otras empresas nos ofrecen coches eléctricos de usar y dejar. Pero el gran cambio tecnológico, que veremos a diario antes de que termine esta década, es la del coche sin conductor. No miraremos a la carretera para ir de un lado a otro. Ocuparemos nuestro tiempo leyendo, escuchando música, o ligando en las redes sociales. El 90 por ciento de los accidentes son fruto del error humano. Lo quitamos de la ecuación y el resultado es un mundo sin taxistas y sin accidentes. Además, y esto queda para los años 20’, los coches se comunicarán entre sí y usarán las carreteras con una eficacia sobrehumana, y sin atascos.

Pero nos perderemos la conversación, cínica, razonable, informada o conspiranoica, de los taxistas. Que vuele nuestra imaginación en el huevo con ruedas de las nuevas ciudades.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión