José Carlos Rodríguez

La perfección bolivariana

La “experiencia democrática venezolana”, que el cineasta Pedro Almodóvar propuso como ejemplo a seguir en aquéllos días de furia contra José María Aznar, se acerca a su perfección bolivariana. La revolución sufre cuando el poder está dividido, y parte de él campa a sus anchas, desobediente. ¿Qué revolución sin dictadura? ¿Qué perfección sin unicidad?

Opinión Actualizado:

La perfección bolivariana
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

La “experiencia democrática venezolana”, que el cineasta Pedro Almodóvar propuso como ejemplo a seguir en aquéllos días de furia contra José María Aznar, se acerca a su perfección bolivariana. La revolución sufre cuando el poder está dividido, y parte de él campa a sus anchas, desobediente. ¿Qué revolución sin dictadura? ¿Qué perfección sin unicidad?

El gobierno de Nicolás Maduro ha estado aplicando el socialismo del siglo XXI sin impedimentos hasta que ganó la oposición en las elecciones legislativas de 2016. Nada más producirse el hecho, el gobierno se arrogó la función de controlar al Banco Central, que pertenecía a la Asamblea Nacional. Recientemente, Maduro ha dicho que “más temprano que tarde tendremos la dicha de recuperar la Asamblea Nacional y tener un Poder Legislativo de la patria”. En su léxico, la patria son ellos, como ocurre aquí con Podemos. Finalmente, ha acabado por consumar la dictadura, también en las formas.

El Tribunal Supremo, uno de los tentáculos del régimen, asumió todos los poderes de la Asamblea Nacional tras habérselos retirado. El TS rectificó este sábado por la presión de las calles, pero sobre todo por la presión internacional. Hace bien. Es más duradera una dictadura si logra mantener la apariencia de una democracia. El régimen se juega que la OEA ponga sobre la mesa la “carta democrática”, que le expulsaría de la organización y que sería el primero de una serie de movimientos que aislarían al régimen. Su último paso hubiera conducido a ese repudio institucional generalizado, por eso se ha retraído; pero ha desnudado sus intenciones.

Aunque, en realidad, conocemos bien cuáles son desde 1999, cuando Hugo Chávez llegó al poder. Entonces me pregunté cuántos años tardaríamos en ver la inflación, las colas ante supermercados desabastecidos, el hambre en las calles y el socialismo triunfante. Y me pregunté cuánto tardaríamos en ver censura en los medios, opositores en las cárceles y suspensión de la burguesa costumbre de convocar elecciones. Hoy vemos las dictaduras en la economía y la política hermanadas, como siempre. Este es el añorado triunfo de la revolución bolivariana. Es la consumación del chavismo.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión