Jordi Bernal

La vida se los merendó

"Ciudadanos se ha convertido en un producto añejo y mainstream del montón"

Opinión

La vida se los merendó
Foto: zipi
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Todo partido político tiene derecho a la evolución e incluso a la involución. De hecho es recomendable por higiene democrática que las formaciones adecuen sus propuestas a las demandas ciudadanas y las problemáticas consuetudinarias. Estas, además, deberían estar por encima de trillados silogismos y prejuicios ideológicos. El problema, sin embargo, se plantea cuando los postulados políticos responden más a la supervivencia partidista que al bien común. Y aquí topamos con el giro a la derecha de Ciudadanos que, últimamente, está en boca de todos y sirve de carnaza tertuliana.

Los pactos rocambolescos de Cs con Vox y la negación cerril a facilitar una investidura que permita la gobernabilidad razonable del país han provocado disensiones internas y las primeras dimisiones en la cúpula de la formación naranja. Suponemos que el abandono de la centralidad y la apuesta por la España carpetovetónica de banderolas y desgarros patrioteros están fundamentados en la ciencia infusa de las encuestas y los alquímicos estudios de mercado. Aun así cuesta creer que en una sociedad aireada haya tanto votante para una triple derechona, teniendo en cuenta además que la experiencia demuestra que en estos casos la marca blanca tiene todas las de perder ante el auténtico producto primigenio. Así que no deja de sorprender que un partido con una notable querencia por el marketing apueste por la condición de copia de aguerridos originales.

Al igual que Podemos, Cs se presentó como sinónimo de una nueva manera de hacer política y la garantía de una necesaria regeneración democrática. Sin tocar ni siquiera poder y en muy pocos años se han convertido en un producto añejo y mainstream del montónTanto es así que recuerdan a aquellos punks indomables convertidos en epítomes pop de la movida que Sabina lapidó en “El Rap del optimista”: “Hoy tocan el rap del optimista/ en vez del blues de la necesidad,/ hasta en la consulta del dentista/ suena por el hilo musical./ Quedaron con el voto portugués/ los décimo terceros en Eurovisión. /Ellos que juraban comerse la vida,/ y fue la vida y se los merendó”.

Más de este autor

Lo facha empieza en los Pirineos

«Tanta es la decadencia del villorrio que, en las elecciones municipales del pasado domingo, el candidato del partido ultraderechista de Marine Le Pen se hizo con la alcaldía»

Opinión

Faltos de ironía

«Para entender el humor es necesaria una mínima dosis de ironía; esa misma de la que hasta un pueblo tradicionalmente irónico como el inglés escasea en los tiempos bobos del cólera»

Opinión

Más en El Subjetivo