Ricardo Dudda

Las mentiras de la razón

A nadie puede sorprenderle excesivamente que Marhuenda haya inventado noticias para beneficiar a un amigo implicado en un caso de corrupción. El director de La Razón ha sido imputado junto al presidente del periódico por intentar limpiar la imagen de Edmundo Rodríguez, consejero delegado de la empresa editora de La Razón. Rodríguez está implicado en la Operación Lezo de corrupción en el Canal de Isabel II. Marhuenda presionó al gobierno de Cifuentes e incluso elaboró noticias falsas para que la presidenta de la Comunidad de Madrid no tirara de la manta en el caso.

Opinión

Las mentiras de la razón
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

A nadie puede sorprenderle excesivamente que Marhuenda haya inventado noticias para beneficiar a un amigo implicado en un caso de corrupción. El director de La Razón ha sido imputado junto al presidente del periódico por intentar limpiar la imagen de Edmundo Rodríguez, consejero delegado de la empresa editora de La Razón. Rodríguez está implicado en la Operación Lezo de corrupción en el Canal de Isabel II. Marhuenda presionó al gobierno de Cifuentes e incluso elaboró noticias falsas para que la presidenta de la Comunidad de Madrid no tirara de la manta en el caso.

Arcadi Espada ya escribió, con mucha dureza, sobre el carácter de Marhuenda. “Hace unos 30 años Paco Marhuenda subía las cocacolas en la redacción de “El Noticiero Universal”, diario de la tarde. Y mucho peor: se las subía al director, Jordi Doménech, que lo había colocado en aquel periódico con funciones ambiguas, que nunca supe exactamente cuáles eran.” Todos hemos sido becarios, pero Arcadi ve en él aún hoy un “indemne carácter servil.” Es un personaje con una agenda tan explícita y transparente que es casi de agradecer. Lo agradecen sus contrincantes, que solo tienen que tratarlo como un portavoz histriónico del PP, y lo agradecen en televisión, donde da muchísimo juego en el reality show de la política.

Está el peligro de banalizarlo. Marhuenda es más que un meme. Las grabaciones que lo implican en el caso de corrupción del Canal de Isabel II lo muestran usando tácticas mafiosas. No es un tonto útil, es un mercenario. Su periódico, sin embargo, cada vez influye menos, si es que acaso ha llegado a influir alguna vez. Cuesta creer que pueda amenazar con éxito a alguien con publicar algo desfavorable: publícalo, si no lo leerá nadie. Su influencia es grande, pero está más allá de las páginas de su periódico, cuyo competidor directo es la revista Mongolia.

 

Más de este autor

Pedro Sánchez, el Estado y la política

«El presidente Pedro Sánchez está obsesionado con el poder, con conservarlo y extenderlo. Su intervencionismo en el Estado es solo para apropiárselo para su proyecto personal»

Opinión

Extractos de un verano

«Este verano he leído (y terminado) un libro largo y malo por placer. Hacía mucho que no lo hacía»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Labordeta

«En las encuestas sobre popularidad medidas a ojo de con quién se irían de cañas los españoles ganaba Labordeta una y otra vez»

Opinión

Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión