Laura Fàbregas

Lo que el constitucionalismo no entiende

Si el constitucionalismo nunca se ha unido bajo las mismas siglas es porque eso es cosa de populismos. Los que defienden la democracia liberal saben que hay que debatir entre ideas y programas, en lugar de buscar la adhesión tribal que alienta la existencia de un nosotros y un ellos. 

Opinión

Lo que el constitucionalismo no entiende
Foto: EMILIO MORENATTI
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Si el constitucionalismo nunca se ha unido bajo las mismas siglas es porque eso es cosa de populismos. Los que defienden la democracia liberal saben que hay que debatir entre ideas y programas, en lugar de buscar la adhesión tribal que alienta la existencia de un nosotros y un ellos. 

Pero no aceptar esta lógica populista del enemigo externo al que hay que combatir –ya sean los inmigrantes, el Estado o la burocracia europea– no debería ser incompatible con dejar el sectarismo o la pureza ideológica a un lado. Mostrar amplitud de miras.

Rosa Díez, entre otros, ha criticado duramente la decisión de Manuel Valls de acercarse al catalanismo de cara a las elecciones municipales de Barcelona. La exdiputada criticó al exprimer ministro francés por reivindicar sus orígenes catalanes en la presentación de su candidatura. Díez vio en esas declaraciones una futura condescendencia hacia el nacionalismo.

Díez no muestra amplitud de miras. Como apuntó una vez Enric Juliana, durante una cena privada de jóvenes catalanes en Madrid a la que acudí, el fracaso de UPyD fue tener un discurso que solo servía para las Castillas. La de Juliana fue una verdad a medias: no se trata de cambiar de valores por mero electoralismo, ya que se acaba por no convencer a nadie, y tampoco es útil enrocarse frente a una realidad catalana que, incluso en los tiempos que corren, es compleja y matizada.

El purismo ideológico condenó a UPyD. Pero el hecho de que Valls hable de su arraigo familiar y hasta sentimental a Cataluña no le quita credibilidad en su enfrentamiento, como europeísta, al nacionalismo. En política no se trata de tener razón, sino de buscar soluciones. Y aquí no hay panaceas.

Más de este autor

Luís Figo el tuitero

«El perfil de Twitter de Figo es un canto a la falta de complejos y a la libertad. De derechas, sí, pero sin odio. Con humor».

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

El sueño bipartidista de Casado

«Al igual que los indignados de la izquierda, poco a poco, sin hacer mucho ruido, al discreto modo, están volviendo en fila India al redil del PSOE, la casa del padre, lo mismo, barrunta Casado, estaría a punto de suceder con los indignados de la derecha»

Opinión

Pilar Cernuda

Desastrosa jugada

«Pedro Sánchez cuenta con la ayuda inestimable de un gurú lanzado al estrellato desde que empezó a asesorar al actual presidente; pero los dos, Pedro e Iván, Iván y Pedro, han organizado  una jugada que ha sido desastrosa»

Opinión

Daniel Capó

De una lengua a otra

«Y precisamente porque nuestra condición es lingüística, conviene protegerse de un uso perverso del idioma, del empobrecimiento cultural al que asistimos en las escuelas y en la vida pública, del uso y del abuso de la propaganda en la política… Y recuperar un lenguaje noble para alcanzar una vida alta.»

Opinión

Juan Manuel Bellver

La amenaza de una nueva ley seca

««Prohibido prohibir», proponían los jóvenes libertarios parisinos que se echaron a la calle en mayo del 1968, poniendo en duda el concepto de autoridad. De aquel eslogan algo naif, la mejor enseñanza que se puede extraer es la de sospechar siempre de cualquier restricción de las libertades individuales aplicada en beneficio de todos»

Opinión