Gorka Maneiro

Los grandes retos sociales de nuestro tiempo

Es poco probable que los partidos políticos, enfrascados en sus batallas internas y en sus guerras cruzadas, preocupados por cómo dar el golpe de efecto mediático que les procure una foto atractiva y atrayente y mejoras en las encuestas, absorbidos por el corto plazo y distantes del largo, dediquen el tiempo necesario y la atención que requieren los grandes asuntos de nuestro tiempo. Nuestra obligación es recordárselos y, si siguen ignorándolos, habilitar los instrumentos precisos para condicionarlos o sustituirlos.

Opinión

Los grandes retos sociales de nuestro tiempo
Foto: SUSANA VERA| Reuters
Gorka Maneiro

Gorka Maneiro

Gorka Maneiro, portavoz de la Plataforma Ahora.

Es poco probable que los partidos políticos, enfrascados en sus batallas internas y en sus guerras cruzadas, preocupados por cómo dar el golpe de efecto mediático que les procure una foto atractiva y atrayente y mejoras en las encuestas, absorbidos por el corto plazo y distantes del largo, dediquen el tiempo necesario y la atención que requieren los grandes asuntos de nuestro tiempo. Nuestra obligación es recordárselos y, si siguen ignorándolos, habilitar los instrumentos precisos para condicionarlos o sustituirlos.

En lo doméstico, sigue habiendo cuestiones esenciales que deben ser tratadas, enfrentadas y resueltas, como es la cuestión territorial y la defensa de la unidad de España, la reforma de la CE para garantizar más igualdad y más bienestar para todos, la reforma de la injusta Ley Electoral, la independencia de la Justicia, medidas de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción política, soluciones a los problemas habitacionales que sufren miles de personas o el cambio de modelo productivo que facilite la creación de más y mejores puestos de trabajo, especialmente para los más jóvenes.

Hay otras cuestiones que deben ser enfrentadas ya, por mucho que los partidos políticos o los gobiernos las pospongan sine die, a la vista de o suponiendo que no generan un caudal de votos reseñable o que, al ser asuntos complejos y llenos de aristas, el esfuerzo explicativo que exigen no merece la pena. O, simplemente, porque carecen de soluciones reales para las grandes cuestiones de nuestro tiempo.

Además de las arriba indicadas hay otras cuestiones que afectan y afectarán todavía más a nuestro bienestar y que deben ser analizadas conjuntamente para actuar como corresponda, globalmente pero también localmente: el terrorismo internacional, el cambio climático, la inmigración o la acogida de refugiados víctimas de gravísimas violaciones de derechos humanos, violencia, terrorismo y pobreza. Ya pocos dudan de que, aparte las razones humanitarias, necesitamos la inmigración para crear riqueza, bienestar y empleo.

Además, hay asuntos de extraordinaria importancia que necesitan una batería coordinada de medidas políticas, económicas y sociales y la participación activa de al menos varias fuerzas políticas: por ejemplo, el envejecimiento poblacional que sufre nuestro país y la bajísima natalidad, las cuales tienen incidencia directa en el sistema público de pensiones que demasiados cuestionan y en el necesario mantenimiento y fortalecimiento de las prestaciones sociales. Son cuestiones intermitentes que, más bien pocas veces o ninguna, asoman en algún telediario. Debemos exigir a los partidos políticos que no las orillen y que, si carecen de soluciones, se informen y consulten a expertos, lo cual no es sinónimo de tecnocracia. Por tanto, esos temas y algunos otros que guardan relación directa con ellos, como la conciliación de la vida laboral y familiar, la renta básica universal o la robotización que, supuestamente, provocará la desaparición de miles de empleos (aunque, por otro lado, surgirán otros empleos nuevos) son, sin duda, cuestiones esenciales.

La renta básica universal es un asunto que, afortunadamente, se abre paso. Hay estudios favorables y contrarios. Y, en todo caso, deberá ser tratado de la manera más seria y rigurosa posible, toda vez que puede suponer una pata añadida al actual Estado del Bienestar. En Euskadi disponemos de la Renta de Garantía de Ingresos que, junto con la Prestación Complementaria de Vivienda, forman lo que viene en llamarse el sistema vasco de protección social. Sin duda, un sistema interesante que merece la pena ser estudiado.

Pero ya digo: son cuestiones todas ellas interrelacionadas que, por lo tanto, necesitan un análisis riguroso de los datos de los que disponemos y una actuación de todos los poderes públicos a través del despliegue coordinado de una serie de medidas políticas, económicas y sociales que no pueden posponerse.

Porque la política no es un plató de televisión sino la resolución de los problemas sociales.

Más de este autor

Sobre las mayorías y las minorías

Es bueno que, atendidos los hechos que vienen ocurriendo en Cataluña, seamos capaces de analizar también todo cuanto se dice, de modo que aclaremos algunos términos. Hace unos días, en el Parlamento de Cataluña, Miquel Iceta vino a decirle a Puigdemont que lo más grave de todo lo ocurrido era que no tenían la mayoría necesaria para proclamar unilateralmente la independencia: que con más votos “catalanes” igual sí, pero que con menos del 50%, imposible. Y es habitual que este argumento se presente como el más importante de todos e incluso el único… con el objetivo de detener las intenciones (delictivas) del independentismo más obtuso.

Opinión

¿Dónde estáis ahora que nuestra ciudadanía está amenazada?

Fernando Savater nos dejó escrito que “la verdadera salud consiste en hacer grato el tiempo y estimular la creatividad… aunque también se tosa de vez en cuando”. Hay distintas formas de hacer grato el tiempo y estimular la creatividad y hay algunas actividades que cubren o pueden cubrir ambos propósitos. Se me ocurre tomar un […]

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión