Antonio Orejudo

Los "otros" somos nosotros

Los que han impuesto ese canon de belleza que va cambiando con los tiempos han sido siempre los poderosos

Opinión

Los "otros" somos nosotros

Los que han impuesto ese canon de belleza que va cambiando con los tiempos han sido siempre los poderosos

Todavía tengo alumnos que se quedan boquiabiertos cuando les explico por qué las mujeres que aparecen en la poesía del Siglo de Oro son blancas de piel y tienen un pelo más digno de un anuncio de champú que de un poema de Garcilaso. Porque ya entonces —me ha contestado alguno— los caballeros las preferían rubias. Y es verdad, le he dicho. Pero ese gusto nunca ha caído del cielo. Para vivir a resguardo del sol había que ser muy rica. La gente normal se pasaba el día al aire libre pastoreando rebaños, segando campos o haciendo coladas a la orilla del río. Los pobres nunca han sido sexys, porque nunca han despertado admiración. Los que han impuesto ese canon de belleza que va cambiando con los tiempos han sido siempre los poderosos. 

Los estamentos dominantes, las clases altas, las culturas occidentales o los países más ricos de la tierra  deciden en cada momento qué es lo bonito y lo feo. Y una vez establecida la norma, siempre tienen la delicadeza de reservar un escalón del podio, una especie de premio de consolación, para la llamada belleza exótica, esa que altera los sentidos tanto o más que la oficial pero sin respetar sus reglas.

Y es precisamente esa palabra —exotismo— la primera que nos viene a la cabeza contemplando a las modelos que desfilan en la semana de la moda de Puerto Príncipe (Haití), de Yuba (Sudán), de Islamabad (Pakistán), de Ahmadabad (India) o de Galle (Sri Lanka). Son los «otros» desfiles de moda. Pero llamándolos así nos resistimos a aceptar la evidencia: que como en otros tantos aspectos, Europa ha dejado de ser un modelo de imitación. El poder y la belleza están ya en otra parte. Los exóticos somos nosotros.

Más de este autor

Las trampas del ojo

Parecen dos personas asomadas a una ventana en una ciudad de Afganistán, pero en realidad son los visitantes de una exposición retrospectiva de Steve McCurry que se exhibe en la Kunsthalle Erfurt.

Opinión

Miedo

Antes fue el miedo a Dios o al diablo, al hereje, al comunista. Hoy es el miedo a casi todo: al terrorismo, a las drogas, a la reacción de los mercados, a la prima de riesgo, al paro y a la lluvia abundante

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Grau

De 8-M en 8-M: vive y deja vivir

«A tod@s los que cada 8-M te ponen la cabeza como un bombo, o intentan convertir en una bomba de humo el sufrimiento de cualquier persona que se sienta marginada o desprotegida por su opción sexual, sexo o género, yo les diría que el feminismo es liberal o no será. Quizá porque lo que hay que hacer de verdad es dar el gran salto de feminismo a humanismo»

Opinión

Juan Manuel Bellver

¡Feliz día de la tortilla!

«Si los nacidos en la piel de toro nos hubiéramos dedicado a extender el culto a la tortilla por el mundo, como han hecho los italianos con la pizza, otro gallo nos cantaría en la escena culinaria internacional»

Opinión