Blas Pinar Gutierrez

Los platos rotos

Hasta la protección de animales, plantas y objetos provocan más “solidaridad” que el exterminio de cristianos

Opinión

Los platos rotos

Hasta la protección de animales, plantas y objetos provocan más “solidaridad” que el exterminio de cristianos

África, Oriente Medio, Afganistán… conflictos distintos pero parecidos, con un punto sorprendentemente común: las matanzas y el ensañamiento con los cristianos y la destrucción de las iglesias. Continuamente, con escaso eco y nula reacción, nos llegan noticias de templos quemados con los fieles dentro, de bombas asesinas, de masacres escalofriantes o atentados selectivos con intenciones aleccionadoras. Y, al mismo tiempo, se difunden impúdicas proclamas enorgulleciéndose de ello y prometiendo no parar hasta aniquilar a los que ostentan la cruz. Y lo están consiguiendo, sobre todo gracias al silencio y la pasividad general, pues los que sobreviven se ven obligados –si quieren mantener su fe– a emigrar en las peores condiciones humanas posibles.

No hay apoyos, ni solidaridad, ni condenas a los asesinos, ni movilizaciones, ni gestos elocuentes. Sólo algún aislado y cauto lamento que en nada perturba el continuo y atroz desarrollo de los acontecimientos. Da la sensación de que se trata de calamidades inevitables, muy lejanas, a años luz, y ante las cuales no cabe posibilidad alguna de intervención. ¿Para qué involucrar a nuestras conciencias en algo que no merece realmente la pena? 

La casi unánime inhibición, ante los graves hechos descritos, contrasta escandalosamente con las intensas y extensas campañas desatadas en otras situaciones. Basta un amago, real o ficticio, que involucre a un grupo o facción de los considerados oficialmente como “víctimas intocables” para que se desencadene una tormenta mediática de información y opinión, al mismo tiempo que se activan frenéticamente todo tipo de organizaciones. Hasta la protección de animales, plantas y objetos provocan más “solidaridad” que el exterminio de cristianos. Todavía habrá alguien que compasivo diga: “Tal y como están las cosas, alguien tenía que pagar los platos rotos”. Y nos quedamos tan a gusto.

Más de este autor

Derechos humanos y China

Con el pretexto de posibles amenazas o de ausencia de libertades, se desestabilizan regiones, se generan odios, se provocan guerras… ¿Dónde quedan los derechos humanos?

Opinión

¿Estado de Derecho?

¡Cuánta falsedad y cuánta traición ha puesto en evidencia la cruel realidad de los asesinos en la calle y de sus compinches en los resortes del poder! Además tienen el valor de afirmar que ETA ha sido derrotada.

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Unos ilusos fiscales

«Allí los guatemaltecos se preguntan cuánto me va a costar la generosidad de los políticos con mi dinero. Aquí, una mayoría de los incautos españoles nos preguntaríamos cuánto me va a tocar de ese gasto público»

Opinión

Carlos Mayoral

Cervantino Brines

«Sin duda la cara más luminosa de Brines es la que se ve reflejada en Cernuda, la que ansía una carne joven que ya no volverá»

Opinión