Eugenia Karolyi Popcev

Maracanazo sin Brasil

Belo Horizonte es una ciudad que te contagia con la alegría de su gente, hasta ahora los mas hospitalarios y amigables que he conocido en Brasil. Mucho decir para un país donde la alegría de su gente es su cualidad principal.

Opinión

Maracanazo sin Brasil

Belo Horizonte es una ciudad que te contagia con la alegría de su gente, hasta ahora los mas hospitalarios y amigables que he conocido en Brasil. Mucho decir para un país donde la alegría de su gente es su cualidad principal.

Belo Horizonte es una ciudad que te contagia con la alegría de su gente, hasta ahora los mas hospitalarios y amigables que he conocido en Brasil. Mucho decir para un país donde la alegría de su gente es su cualidad principal.

Llegó la selección Brasilera al hotel de concentración en «BH» entre una multitud de fanáticos de todas las edades que les gritaban como si fueran los Jonas Brothers, a mi me recordó mi época de adolescentes cuando era fan de Servando y Florentino. Pero la alegría contagiante no duró mucho… Tan solo 24 horas después me encontraba en un Mineirão que parecía un funeral más que un estadio de fútbol. Sentada en la «arquibancada», como le llaman en Brasil, rodeada de aficionados con camisas amarillas, máscaras de Neymar por doquier, que un par de horas después cubrirían el suelo del estadio como una alfombra. Y es que los Alemanes masacraron a la Canarinha. Cinco goles en los primero 27 minutos de juego que no fueron suficientes, en el segundo tiempo llegaron dos más, dejando desconsolados a jugadores, aficionados, niños, mujeres, y hasta yo lloré.

Esa misma noche, sin ganas ni ánimos de mucho me tocó tomar un bus que me llevaría a São Paulo para la semi entre Argentina y Holanda. Ocho horas de camino que aproveché para dormir y recargar energías. Ayer en el Estadio Itaqueirão de São Paulo el ambiente fue todo lo contrario. Miles de argentinos lloraban en las gradas, pero de la emoción de ver a la Albiceleste de nuevo en una final mundialista, después de 24 años cuando jugaron precisamente ante el mismo rival y ganaron los alemanes 1-0.

Este domingo Maracanã se vestirá completamente de adidas para la final entre Alemania y Argentina. Final con sabor a Maracanazo 64 años después… pero sin Brasil.

Más de este autor

Sentencia dibujada

¿En que época estamos viviendo? Todos con el móvil de última generación, pero con una mentalidad pre-histórica que a los homo sapiens les daría pena ajena.

Opinión

2015 que te como

El hashtag #2015quetecomo ha sido trending topic en España desde el 31 y me gusta el hambre que tienen todos de comerse el mundo, espero que en marzo sigan igual de hambrientos.

Opinión

Más en El Subjetivo