Xiskya Valladares

Más empáticos que elefantes

Pues yo no lo sabía. Ahora resulta que los elefantes asiáticos se cuidan casi más entre ellos que los propios humanos. Cuando uno de ellos se estresa, el otro lo consuela como harían grandes amigos.

Opinión

Más empáticos que elefantes
Xiskya Valladares

Xiskya Valladares

H. Xiskya Valladares. Intentando tender puentes, abrir diálogos, llevar a Cristo. Buscando las semillas del verbo esparcidas por el mundo. También entre ateos.

Pues yo no lo sabía. Ahora resulta que los elefantes asiáticos se cuidan casi más entre ellos que los propios humanos. Cuando uno de ellos se estresa, el otro lo consuela como harían grandes amigos.

Pues yo no lo sabía. Ahora resulta que los elefantes asiáticos se cuidan casi más entre ellos que los propios humanos. Cuando uno de ellos se estresa, el otro lo consuela como harían grandes amigos. Así que casi es un insulto para los animales compararlos con ciertas personas. Estoy pensando en las revueltas de Venezuela, de Kiev, de Siria, de Centroáfrica, etc. que me tienen tan triste estos días. Me impresiona saber que los animales se comportan mejor que nosotros entre sus iguales.

Ya hay un libro, «La manada inteligente», de un fotógrafo del National Geographic, que nos enseña muchas cosas que tendríamos que aprender de los animales. Es muy preocupante llegar a este punto porque es indicativo de cuánta conexión nos falta. Insisto en que necesitamos más sensibilidad para descubrir al otro y sus necesidades.

Un libro que os recomiendo saborear es el de El Principito, de Saint Exupery. Los diálogos del principito con el zorro o con su rosa me parecen de lo más sublime. Quizás nos enseñe mucho del amor ágape que por lo visto hoy es bastante difícil de encontrar. Ya sabes que la filosofía griega distingue cuatro tipos de amor: eros, storgé, philia y ágape. Eros es el amor apasionado y de atracción física; estorgé, el amor de cariño y compromiso entre familiares y amigos íntimos; philios, el amor de comunidad, atento, que abarca el intelecto, la personalidad y las emociones; ágape, el amor incondicional que nutre, compasivo, atento, cuidadoso, amable, altruista.

Pues bien. Tengo la suerte de gozar del ágape de algunas (muy pocas) personas. Así que algo puedo decir de esto. Lo que más puede sorprender es que este amor vaya siempre asociado a la libertad, no a la necesidad, ni a la dependencia. Alegrarse con el otro, aceptar que no te necesita, respetar su espacio y su tiempo, pensar sólo en su bien y su felicidad, gozar de sus triunfos como propios, nutrirle con tu amistad, divertirte de verle disfrutar, interesarte por sus cosas sin agobiarle, alegrarte de que otros le quieran, comprender sus limitaciones… Cualquier otra forma de amar es sólo sucedáneo. Y creo que en esto es en lo que aún superamos a los animales.

Hay quien dice que este amor es sólo para santos. Pero una pequeña amiga mía, santa, dice que la santidad es tan sólo amar, pues esa es la voluntad de Dios. Yo ahí lo dejo.

Más de este autor

El problema está en el corazón

Una joven francesa se suicida en directo por Periscope. Tenía 19 años y transmitió su suicidio a través de Periscope. Todos sus seguidores pudieron ver cómo se arrojaba a las vías de un tren de París y acababa con su vida. Según se dice, la habían violado y designaba a su agresor. ¿Una forma de protestar? ¿Necesidad de que el mundo hablara de ella? ¿Un desequilibrio mental?

Opinión

Sociedad de ausentes

La noticia dice que una niña de tres años, en Toulouse, ha muerto al tragarse un juguete de los huevos Kinder Sorpresa. Ya hay quien quiere responsabilizar a Ferrero del fallecimiento de la menor. Soy muy fan de estos huevos y sé que la empresa los cataloga para mayores de tres años y recomienda en su uso la supervisión de un adulto. ¿Dónde estaban los padres de la niña? ¿Quién la cuidaba en ese momento?

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Peyró

Confesiones carnívoras: Ernesto Hernández Busto conversa con Ignacio Peyró

La reciente publicación de Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros (InterZona, 2021) fue el pretexto para este diálogo de sobremesa entre ambos escritores. El cerdo como metáfora inagotable y vector de civilización, la experiencia iniciática del sacrificio animal y el peso del cristianismo en nuestro legado culinario son algunos de los temas tratados en esta […]

Opinión

Jorge San Miguel

Belfast

«En la izquierda errejoniana tienen un fetiche con la dureza de los lugares y de la gente, aunque luego promuevan una especie de ética del hombre blandengue»

Opinión