Hermann Tertsch

Monsergas de la ONU no, gracias.

Ha sido nada menos que la ONU, su Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el que ha levantado la voz desde su púlpito imaginario para criticar a la Unión Europea por su “política migratoria cínica”. ¡Qué cosas dice!

Opinión

Monsergas de la ONU no, gracias.

Ha sido nada menos que la ONU, su Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el que ha levantado la voz desde su púlpito imaginario para criticar a la Unión Europea por su “política migratoria cínica”. ¡Qué cosas dice!

En esa plaza, la Minoritenplatz, en la que ven a vieneses consternados por las trágicas muertes en el Mediterráneo de estos pasados días, predicaba hace más de tres siglos contra los pecados del mundo un iracundo dominicano. Era Abraham de Santaclara, el más soberbio orador de la cristiandad germana en el barroco. Fascinaba con su verbo a las masas y las consolaba en las grandes tragedias como la peste de 1680 o el asedio turco de tres años después. Pero según cuentan siempre regañaba a su audiencia porque daba por hecho que se merecían todas las pruebas que Dios les mandaba.

Ahora ha alzado la voz un predicador más soberbio, más vulgar y con mucha menos autoridad que aquel gran compositor de brillantes diatribas. Ha sido nada menos que la ONU, su Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el que ha levantado la voz desde su púlpito imaginario para criticar a la Unión Europea por su “política migratoria cínica”. ¡Qué cosas dice! Nada menos que la organización de las Naciones Unidas, sin duda uno de los organismos más corruptos del mundo y de la historia, por su mera composición. Y su Alto Comisionado de Derechos Humanos, siempre marcado por la filosofía reaccionaria y antigua, inspirada en un costroso anticolonialismo que invariablemente echa todas las culpas de todos los males a los países desarrollados de Europa y Norteamérica. Con un discurso siempre dominado por la letanía de que los bancos capitalistas son los culpables de todos. Son todos los peores gobiernos, las más siniestras satrapías y teocracias, las más violentas dictaduras y los más sórdidos caudillos del planeta, todos están allí representados como si fueran estados decentes democráticos y todos decididos a ejercer de jueces morales sobre las democracias desarrolladas. Y éstas, para no verse acusadas de arrogancia colonial o imperial, callan ante las impertinencias de la ONU a sabiendas de que la pésima reputación  de ese Alto Comisionado hace inanes tanto sus opiniones como sus actuaciones. Lo que por supuesto es una desgracia terrible para tantas situaciones dramáticas en las que convendría tener un organismo internacional global con prestigio y garantía de eficacia.

Lo cierto es que la Unión Europea se enfrenta a un inmenso drama y dilema con la ya consumada transformación de Libia en un estado fallido controlado por las mafias traficantes y el yihadismo del Estado Islámico o Daesh. Y habrá de plantearse como acabar con una situación que se hará insostenible probablemente muy pronto. La cuestión vuelve a estar en buscar soluciones que no sean desde un principio peores que el problema a resolver. Porque miles de cadáveres en el Mediterráneo son un drama insufrible. Pero no hay que ser cínico para entender que cientos o miles de cadáveres de soldados europeos no lo son menos. Lo que está claro es que Europa tendrá que tomar decisiones y muchas muy dolorosas, costosas y quizás peligrosas. Y desde luego no pasan las soluciones por abrir las puertas a una inmigración descontrolada que al final regularían a su capricho los dictadores y gobiernos siniestros e ilegítimos que pueblan y controlan la burocracia de las Naciones Unidas. Europa tiene sus fronteras y sus leyes y han de ser respetadas. Las ayudas en el mar por humanidad no pueden sustituir a la política que ponga fin a un flujo masivo que supone una agresión permanente a los países europeos. Pero en todo caso lo que se tenga que hacer se debe hacer al margen de groseras manifestaciones de la peor hipocresía de la ONU, un organismo que tantas veces ha favorecido políticas directamente responsables para las tragedias que empujan a millones de seres humanos a querer llegar a las afortunadas zonas del mundo en las que existe el capitalismo, la libertad y la ley. Eso que tantos desde la ONU combaten.

Más de este autor

Una apuesta posible

Hoy entra Theresa May como primera ministra del Reino Unido en Downing Street. Lo hace en un momento de radical y dramático cambio histórico y de inmenso vértigo político y social debido a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y en medio de un terremoto en la clase política británica que hace desaparecer a muchas de las principales figuras de los pasados años, con su antecesor, David Cameron a la cabeza. Son muchas las enseñanzas que ahora se apresuran unos y otros a ver en la espectacular evolución de los hechos desde aquella madrugada del 24 de junio en que se supo que los británicos habían decidido en referéndum, contra todo pronóstico, salir de la Unión Europea.

Opinión

Lenguaje vintage de un Putin en apuros

El presidente ruso Vladimir Putin tiene muy serios problemas. El precio del petróleo y de otras materias primas le han recordado de repente y de forma muy dolorosa que, tras más de tres lustros de poder ilimitado suyo, Rusia es en sus estructuras comerciales e industriales un país del Tercer Mundo. Y que sus grandes gestos imperiales, incluidos sus alardes militaristas, sus intervenciones exteriores y sus invasiones con anexión de Crimea incluida, apenas eclipsan ya a una economía lamentable, una población deprimida que sobrevive en niveles de pobreza y bajísima calidad de vida, un alcoholismo rampante que lleva a los varones rusos a tener una esperanza de vida africana y una sociedad amoral en la que corrupción, criminalidad, suicidio y desesperanza son fenómenos omnipresentes.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Peyró

Confesiones carnívoras: Ernesto Hernández Busto conversa con Ignacio Peyró

La reciente publicación de Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros (InterZona, 2021) fue el pretexto para este diálogo de sobremesa entre ambos escritores. El cerdo como metáfora inagotable y vector de civilización, la experiencia iniciática del sacrificio animal y el peso del cristianismo en nuestro legado culinario son algunos de los temas tratados en esta […]

Opinión

Jorge San Miguel

Belfast

«En la izquierda errejoniana tienen un fetiche con la dureza de los lugares y de la gente, aunque luego promuevan una especie de ética del hombre blandengue»

Opinión